Najayo


El Coordinador del Nuevo Sistema Penitenciario, Ysmael Paniagua, reveló que fue un suicidio voluntario el que cometió Emilia Benítez Figuereo de 21 años en la cárcel de Najayo Mujeres, donde fue encontrada ahorcada el pasado 17 de octubre, según las muestras que están en proceso de investigación en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), la Policía Científica y el Ministerio Público.


“Las personas en libertad se suicidan y los privados de libertar también se suicidan” apuntó Paniagua descartando que haya manos criminales tras el caso como denunciaran sus familiares.


El Coordinador del Nuevo Modelo Penitenciario, al ser entrevistado en el programa Detalle Semanal por la periodista Johanna Parra, explicó que la seguridad entró en la mañana en el Pabellón hacer su ronda de supervisión, el cual era el único con agua para bañarse, mandaron a las reclusas a su baño de mañana y en una media hora la seguridad volvió y entró y fue cuando se percató de que ya la joven se había ahorcado.


En el informe entregado por las autoridades de Najayo Mujeres, indica que todas las internas estaban ahí y ninguna escucho nada al momento del hecho.


Paniagua expresó que dentro de las evaluaciones psicológicas no se había registrado ningún tipo de acción de interés suicida en Emilia Benítez Figuereo desde su entrada al penal, mientras si dentro de las investigaciones una interna dijo que ella tenía un resentimiento con su familia porque no la había apoyado en su proceso, del cual saldría bajo fianza el próximo 20 de Noviembre.


“De igual manera permanentemente se le atiende con psicólogos y psiquiatras a las personas que tienen cualquier tipo de trastorno dentro del recinto y además estamos trabajando un nuevo programa de Telepsiquiatría para los privados de libertad en las zonas fronterizas que requieren un tratamiento y seguimiento especial por profesionales”, explicó Paniagua.