Vicho


Marino Vinicio (Vincho) Castillo Rodríguez es una especie de archivo histórico humano y posiblemente pocos dominicanos vivos conozcan como él los hilos del poder. De sus 84 años de vida, más de 60 ha interviniendo directamente en los asuntos del Estado. Ha sido amigo y cercano colaborador de los dos dominicanos que más han gobernado el país desde la caída de la tiranía de Trujillo, Joaquín Balaguer que gobernó por 22 años y Leonel Fernández, que hasta ahora ha sido presidente de la República durante 12.


Aliado y admirador del Profesor Juan Bosch y declarado enemigo del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), fue el abogado que llevó al banquillo de los acusados al fallecido presidente Salvador Jorge Blanco. Su figura y personalidad se asocian a la contradicción y la confrontación.


Después de ser aliado, Vincho es ahora un declarado rival político del presidente Danilo Medina, lo que le llevó a romper la alianza con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y a dejar los cargos que ocupaban en el Gobierno los dirigentes de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), partido que fundó y del que es el presidente.


Vincho habla sin tapujos de lo que piensa y defiende. Así lo hizo en una entrevista que sostuvo con elCaribe en su oficina de abogados. “Es un error decir que Leonel Fernández no volverá a ser presidente de la República. Balaguer salió asilado en la nunciatura, su nombre no se podía mencionar y gobernó 22 años. Este (Leonel) es un intelectual sólido, con tres periodos, con relaciones internacionales infinitas, decir o declararlo muerto políticamente es una estupidez”, reflexionó.


“Los que lo persiguieron, creen en eso (que no volverá a ser presidente), pero ya verán que no, porque tiene la salud, la edad, tiene la preparación y tiene la gente”, observó el viejo zorro de la política.


Cuestionado si el discurso del presidente Medina en el acto de proclamación de su candidatura el pasado 30 de agosto, en el que juró que no volverá a buscar la candidatura presidencial para no ser obstáculo permanente para otros aspirantes, no implica la intención de retirar a Fernández, Castillo respondió:
“El problema es que Danilo perdió la credibilidad, totalmente, por lo que dijo sobre la reelección y después como la hizo; lo que dijo sobre repatriación y después lo que resultó. Eso no va a depender de Danilo, a menos que el país lo repita, porque lo puede repetir, porque se puede suicidar el país, y si lo repite, se está suicidando el país”, afirmó con un verbo tan fuerte como sus gestos.
Sus críticas al gobierno del presidente Medina no se detienen ahí. Dice que por sus años de vuelo, para referirse a su experiencia, nunca antes había visto al país en una situación de peligro tan grave como la actual. “Mi vida ha sido muy intensa, he tenido mucha participación en los procesos públicos y debo confesar, que nunca, nunca, había visto un tiempo tan peligroso como el actual”, puntualizó.


“Esta es la peor situación de todas, y el drama es tan serio, que esa gente tiene que salir de ahí. La reelección no es de Danilo, es más Montalvo (Gustavo) y los grupos que han determinado esto, es decir, no merecen el poder. La oposición tampoco tiene discurso y el país lo que está es como entrampado”, señaló el jurista.


“Esa popularidad (la de Danilo) es irreal”, sostuvo y ante la pregunta de si todas las encuestas se equivocan, respondió: “No me hables de encuestas, porque las encuestas es lo que más se parece a una sastrería… Y sobre todo cuando están lejos las elecciones. Esa es una anestesia y una especie de trastada para sorprender a la población”.


¿Por qué doctor, usted hace un presagio tan fatal? “Porque antes eran disputas internas, problemas de partidos, lucha por el poder, pero desgraciadamente, a partir del año 12 (2012), de forma acentuada, se comenzó a plantear el proceso más grave del país en toda su historia, que es el problema de su supervivencia como Estado. La administración del presidente Medina fue infectada, fue dañada gravemente, por un injerto con vínculos claros con influencias foráneas”, afirmó.
Refirió que el pueblo dominicano siempre ha sabido defender su soberanía. “Recuperamos al país de España en guerra popular similar a la independencia de Cuba. Todos esos conflictos, no son comprables con la situación actual, porque el poder extranjero encontró una administración de gobierno que ya la tiene infiltrada y esa ha sido la trágica equivocación de Danilo Medina”, dijo.
Enrostró a Medina su supuesto silencio ante los ataques contra el país. “No accionó, no defendió al país, su silencio ha sido horrible”, apuntó.


“No hay una sola posición de Danilo frente Haití que quede en más de un 12%. La verdad es que el tema es demasiado fuerte”, subrayó. “Estamos en una situación horrible, difícil y el tranque que hay es tan grave que nadie está en condiciones de prever por donde el problema puede reventar. Ni un brujo puede intentar describir por donde puede saltar la liebre, es peligroso”, advirtió.


El exdirector de Ética e Integridad Gubernamental continúa diciendo que esa gente se colocó al lado de Medina durante el tiempo en que estuvo apartado del ejercicio público. “Él desde el seis (2006) salió, pasó seis años fuera, hizo relaciones con la sociedad civil que es muy engañosa y peligrosa porque obedece a mandos internacionales que es quien la paga”, refirió.


Recordó que durante ese periodo Medina generó nuevas lealtades de sectores externos y que cuando llegó al poder en el 2012 fue muy precario lo que se logró en la cohesión del Partido de la Liberación Dominicana.


“Había divisiones ya claras y las fuerzas que infectaron y dañaron tenían el propósito de dividirlo, dividirlo en una forma grave porque el partido es la esencia de don Juan (Juan Bosch) que es una parte esencial de la historia política nuestra en la lucha por las libertades, en la lucha por la democracia, un gran patriota”, expresó. Igualmente, valoró la figura de Joaquín Balaguer, y dijo que le tocó gobernar en tiempos difíciles, pero que hasta sus adversarios lo han reconocido.