Huelga


La huelga de los recogedores municipales de basura en París cumplió hoy su cuarta jornada sin que las organizaciones sindicales hayan visto satisfechas sus reivindicaciones de cara a un incremento de los salarios y garantías de empleo y ascenso.


La primera reunión entre el principal sindicato de los 4.900 trabajadores públicos de la limpieza, CGT-Nettoyage, y la dirección de Recursos Humanos se cerró el miércoles sin acuerdo.


“Todo lo que nos proponen es confuso” lamentó el secretario general de CGT-Nettoyage, Régis Vieceli, que también subrayó que “si la situación se prolonga, las exigencias de los trabajadores aumentarán”, en declaraciones recogidas por el diario “Le Parisien”.


El 30% de la plantilla siguió la huelga este miércoles, una cifra que se elevó al 87 % en el caso de los conductores de los camiones de recogida, lo que para el representante sindical constituye algo “nunca visto desde hace cuarenta años”.


El paro afecta a diez de los veinte distritos de la capital donde la limpieza corre a cargo de trabajadores municipales y no de empresas subcontratadas.


Candice, una vecina y comerciante del segundo distrito, señaló a Efe que la situación es aberrante: “Realmente hay basura por todas partes y es muy antihigiénico. El olor no es agradable y en las zonas próximas a locales de alimentación se agrava con la aparición de moscas”.


Por su parte, el Ayuntamiento de París, a través de su encargado del tratamiento de Residuos, Limpieza y Saneamiento, Mao Peninou, aseguró hoy que ha movilizado todos los medios posibles para resolver cuanto antes el problema y que espera poder solucionarlo mañana en una nueva reunión con los sindicatos.


“Para la alcaldesa, Anne Hidalgo, esta problemática no supone una buena imagen”, especialmente ante la cercanía de la celebración en diciembre de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP21) ante sus aspiraciones para conseguir los Juegos Olímpicos 2024, recordó Vieceli.


La cuarta jornada de huelga coincide hoy con la manifestación convocada en París y otras ciudades por CGT, FSU y Solidaires de todas las ramas profesionales en favor de una mejora de las condiciones laborales y salariales.