Suspendido


El suspendido embajador dominicano en la Misión Permanente de las Naciones Unidas (ONU), Francis Lorenzo, se declaró “no culpable” al ser instruido formalmente de los cargos de corrupción por ser intermediario en sobornos de millares de dólares recibidos por John Ashe, ex presidente de la Asamblea General en 2013 y ex embajador de las islas Antigua y Barbuda, se declaró “no culpable” ante el juez James Francis, que decidió evaluar la solicitud de fianza del abogado de Lorenzo.


Entre tanto, el magistrado accedió a aceptar la petición del defensor de Ashe y le impuso una fianza de $1 millón de dólares, que podría pagar con bonos, es decir, poniendo propiedades en garantía.


El representante legal de Lorenzo, Brian Bieber, le dijo al juez Francis, que su representado, ha mantenido una conducta impecable tanto en su ejercicio oficial como en el sector privado y que “no es un criminal”, por lo que pidió la liberación del embajador bajo fianza.


Lorenzo, es nativo de la República Dominicana, pero se naturalizó ciudadano de los Estados Unidos, hace muchos años. Es presidente de la Fundación “South – South News”, una empresa de telecomunicaciones que maneja un canal de televisión por satélite desde lujosos estudios y oficinas en la avenida Park en el centro de Manhattan.


Fue designado en 2004 por el presidente Leonel Fernández como parte del cuerpo de representantes diplomáticos de la República Dominicana en la ONU.


El fiscal federal Preet Bharara dijo que Lorenzo, presentó a Ashe a un desarrollador de bienes raíces en Macao (China) llamado Ng Lap Seng en la primavera de 2011. Ng estaba interesado en la adquisición de hoteles en Antigua y en la promoción de un centro de conferencias de la ONU en Macao.


El embajador alterno dominicano fue arrestado el martes de esta semana en Nueva York, mientras dos de los cinco implicados, fueron detenidos el 19 de septiembre, en base a una denuncia separada en la que se les acusa de que habían mentido a los funcionarios de aduanas de Estados Unidos acerca de más de $4.5 millones en efectivo que entraron al país desde China.


El abogado de Lorenzo, había adelantado que su cliente “es inocente y que iba a declararse no culpable, cuando los cargos formales se presentaran en la Corte Federal.