Salud


El Director de los Servicios Nacionales de Salud, Ramón Alvarado, advirtió que en lo adelante ningún paciente puede morir por dengue en los hospitales, al reunirse con los jefes de los servicios de pediatría y de medicina interna de todos los hospitales a nivel nacional.


Alvarado expresó preocupación ante el hecho de que en el país a la fecha han muerto 95 personas por dengue, en su mayoría niños.


En un encuentro de alrededor de 15 minutos, el funcionario instruyó a que en lo adelante todo paciente con fiebre que llegue a los hospitales reciba una vigilancia especial y que no se espere que presente signos de gravedad para prestarle atención.


Instruyó a los jefes de esos servicios a que se reúnan en sus hospitales con todos los pediatras y los médicos internistas para que se mantengan permanentemente prestando servicios en las unidades de atención especializadas de dengue que se han abierto en esos centros de salud.


Recordó que se ha demostrado que el tratamiento del dengue es el seguimiento “es estar encima del paciente permanentemente”, ya que un paciente con dengue lo único que requiere es acetaminofén para controlar la fiebre y soluciones (suero) cuando lo amerite.


“Si estamos encima del paciente no se nos va a morir, de eso estamos convencidos” expresó y puso como ejemplo que desde hace seis semanas en el hospital Arturo Grullón de Santiago no se ha muerto ningún paciente en las últimas seis semanas por esa enfermedad.


Alvarado llamó a los médicos a involucrar a la sociedad en las labores preventivas, pero dedicarse al paciente cuando llegue con la enfermedad, porque la labor del médico es la atención cuando el paciente llega con el problema.