Obreros


Uno de los 23 obreros sobrevivientes de los 26 que resultaron afectados de histoplasmosis en los túneles de la presa Tavera-Bao, fue reingresado en un centro de salud privado de esta ciudad.


Se trata de Luis Antonio Fabián, internado en la habitación 506 del centro médico Santiago Apóstol, luego de que se presentara a realizarse un chequeo de rutina el pasado lunes 28 de septiembre.


En cuanto a los demás sobrevivientes, quienes al igual que Fabián se mantienen realizándose chequeos médicos periódicamente, se encuentran en sus hogares donde se recuperan satisfactoriamente.


En una visita que hicieron reporteros de Diario Libre a las residencias de Sandy Rosario Valerio y de Cecilio Antonio Calderón, dos de los afectados, ambos reiteraron su descontento con Olgo Fernández, director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), entidad para la cual trabajan, por haberlos abandonado a su suerte luego de que se enfermaron.


“Aún estamos aquí esperando por las ayudas que ofreció el INDRHI. Ellos tienen que saber que mis compañeros y yo tenemos familia que mantener”, declaró Rosario Valerio.


Además del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, los hombres trabajaban para la Empresa de Generación Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID), que se han hecho cargo de los gastos médicos de todos.


Los hombres se habrían enfermado de histoplasmosis como consecuencia de la inhalación de aire contaminado por heces fecales de murciélagos, mientras realizaban labores de limpieza en los túneles que funcionan como respiraderos de la referida presa, donde expusieron sus vidas durante más de un mes.


Tres integrantes del grupo de trabajadores fallecieron por la infección provocada por la bacteria.