Haiti


Los ministros de Relaciones Exteriores y de Industria y Comercio anunciaron ayer que el Gobierno esperará una respuesta de Haití para decidir la medida que implementará con relación a la veda del vecino país contra la importación por tierra de 23 productos dominicanos.


Tras calificar de discriminatoria la medida del gobierno haitiano y que aseguran constituye una violación de un memorando de entendimiento firmado el pasado año por los dos países, el canciller Andrés Navarro y el ministro José Del Castillo Saviñón, informaron que esta decisión fue presentada el 29 de septiembre pasado ante el Comité de Acceso a Mercados de la Organización Mundial del Comercio (OMC).


Durante una rueda de prensa, los dos funcionarios indicaron que en días recientes el Gobierno envió una carta a las autoridades haitianas para exigir una explicación sobre el o los motivos por los que han prohibido la importación por tierra de mercancías dominicanas.


“El canciller Navarro informó que ha remitido a la Cancillería haitiana, a través de su embajada, una nota diplomática en la cual se reconoce el derecho que tiene la República de Haití para establecer controles en sus importaciones, pero cuestionando la medida unilateral tanto aplicada por violar el memorándum de entendimiento con la República Dominicana, como por constituirse en una acción discriminatoria de facto contra los productos dominicanos”, se lee en parte de una nota de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores.


Agrega la información que, tanto Navarro como Del Castillo Saviñón, mantienen abiertos los canales de comunicación y consultas con los diversos actores del sector privado, vinculados al comercio con Haití, además de ofrecerles todo el apoyo del gobierno dominicano para tratar de mitigar la irregular situación.


“En mi opinión personal, como ministro de Industria y Comercio, esta ha sido la peor medida que pudo haber tomado Haití”, expresó Del Castillo Saviñón, tras lo cual añadió que es una medida que propiciará el contrabando en la frontera.


Ambos funcionarios coincidieron en calificar la veda como una “arbitraria medida” aplicada desde el pasado primero de octubre de este año, en perjuicio de la importación de productos como harina de trigo, cemento gris, aceite comestible, jabón de lavar, detergente en polvo, empaques de foam, agua potable, pintura y productos para la carrocería de vehículos.