Pepca


La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) ha descubierto otro caso de extorsión que manejaban para su provecho Alejandro Isidoro de los Santos y Julio Rafael Pérez Alejo, impumtados en el caso de corrupcion develado en la Oficina supervisora de Obras del Esdtado (ISOE), esta vez en contra del ingenieroarío Darío George Sarita, ganador de la edificación de una escuela en Nagua, a través de concurso.


Contra extos exfuncionarios ya pesa una acusación acarreada tras el suicidio, en un baño de la ISOE, del arquitecto David Rodríguez García, de quien se asegura fue víctima de ambos hombres, por hechos similares, y que formarían parte de un complejo entramado que extiorsionaba, amenzaba y cometia irregularidades.


En un expediente de 31 páginas elaborado por el ente anticorrupción del país, que ya sometió ante la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Nacional, se establece haber determinado, a través de investigaciones, que Alejandro Isidoro de los Santos y Julio Rafael Pérez Alejo no solo actuaron en perjuicio del arquitecto García, sino que también sometieron a constantes amenazas al ingeniero a Darío George Sarita, a quien le fue adjudicada la edificación de la escuela Doctor José Francisco Peña Gómez, en Nagua, de la Provincia María Trinidad Sánchez, en el año 2013, por un monto de 20 millones de pesos. Conforme a la Pepca, de los Santos Serranos amenazaba de manera constante con quitarle la obra al ingeniero George Sarita, la cual obtuvo por concurso realizado por el Ministerio de Educación. Las presiones a este profesional por parte del exfuncionario de la OISE, quien está preso en la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de Cuidad Nueva, igual que el ingeniero Yoel Soriano Fabián, la hacía presuntamente en compañía del abogado Julio Rafael Pérez Alejo, que se hacía pasar como su asistente personal en esa institución del Estado.


De los Santos y Pérez Alejo se presentaron el 6 de septiembre de 2014 al lugar donde se levantaba la obra, presionando en intervenir y quitársela, por lo que este tuvo que firmar cesiones de crédito y firma de facturas, quedándose los dos imputados con aproximadamente un millón de pesos.


Indica que Alejandro Isidoro de los Santos Serrano se desempeñaba como encargado de edificaciones escolares de la OSIOE, desde 2012, asistido de su “asistente personal”, también imputado, Julio Rafael Perez Alejo, quien, sin pertenecer nominalmente a la institución, “acudía diariamente a dicha Oficina, a desempeñar asuntos de interés para ambos, realizando conductas típicas, partiendo de su condición de funcionario de dicha Oficina, tales como supervisión de escuelas, presionar a contratistas de escuelas, elaborar cesiones de crédito.