Gay


El padre Krzysztof Olaf Charamsa, un sacerdote polaco que reveló el pasado 3 de octubre que es homosexual, le envió una carta al papa Francisco criticando la posición de la iglesia hacia la comunidad homosexual. Las duras palabras del religioso hacia esta postura de la Iglesia Católica fueron dadas a conocer esta semana, pero según la fecha de la misiva, Charamsa se la habría enviado al papa el mismo día en que hizo su anuncio.


“Después de un periodo tormentoso de discernimiento y oración frente a Dios con total consciencia de la gravedad del momento, he tomado la decisión de públicamente rechazar la violencia de la iglesia hacia las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales”, afirma Charamsa en la carta.


“Mi decisión de salir es una decisión muy personal en el mundo homofóbico de la iglesia católica”, sostuvo Charamsa cuando anunció que era homosexual. “Ha sido muy difícil y muy duro y pido que se tenga en cuenta esta realidad que es difícil de entender para cualquier persona que no ha vivido un pasaje idéntico en su propia vida”.


Charamsa hizo el anuncio apenas horas antes de que empezara el sínodo de obispos sobre la familia, encabezado por el papa Francisco. Según Charamsa, eligió el momento de su anuncio para llamar la atención sobre la cuestión de la homosexualidad al sínodo.


“El momento no tiene la intención de presionar a nadie, pero tal vez una buena presión, de hecho, una participación cristiana, una voz cristiana que quiere llevar al sínodo la respuesta de los creyentes homosexuales al cuestionamiento de Francisco”, dijo Charamsa hace algunas semanas.


Tras el anuncio de Charamsa, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que el sacerdote polaco no podrá seguir llevando a cabo su trabajo.


“Hoy me pongo del lado de las fantásticas personas homosexuales que por siglos han sido humilladas por una iglesia fanática”, continúa la carta del sacerdote polaco. “No acepto más la salvación que excluye a una parte de la humanidad”, añade la carta. “No somos enemigos de la iglesia ni de la familia, una falsa y ofensiva imagen que la iglesia exitosamente ha creado sobre nosotros. Pedimos que se nos respete nuestra dignidad y nuestros derechos como humanos que somos”.


CNN intentó ponerse en contacto con el Vaticano para un comentario sobre la carta de Charamsa pero aún no ha obtenido respuesta.


“Si la iglesia es tan sosa, tan incapaz de reflexión, tan atrasada en el conocimiento del ser humano, como lo describió el cardenal Carlo Maria Martini, si no tiene éxito en aceptar a estas personas, por lo menos debería dejar de presionar a los Estados que desean respetar el derecho humano de los homosexuales a tener un matrimonio civil”, afirma Charamsa en su mensaje para el papa Francisco.


El padre polaco agradeció al papa por sus gestos hacia la comunidad homosexual. En julio de 2013, después de una visita a Brasil, Francisco dijo sobre los gays que: “Si aceptan al Señor y tienen buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlos? Ellos no deben ser marginados. La tendencia [a la homosexualidad] no es el problema … ellos son nuestros hermanos”.


Charamsa reconoció estas declaraciones del pontífice pero dijo que hacía falta más. “Sus palabras sólo valdrán la pena cuando todas las posiciones ofensivas y violentas de la iglesia contra los homosexuales sean canceladas, así como las instrucciones obscenas de Benedicto XVI que prohiben que se admitan homosexuales para ser sacerdotes”.


El sacerdote afirmó que el clero “está lleno de personas homosexuales y muchas veces son violentamente homofóbicos”, e instó a todos los cardenales, obispos y sacerdotes gays a que sean valientes y “abandonen esta iglesia injusta, insensible y violenta”.


Charamsa dice en su carta que la iglesia es hipócrita y está anclada en sus políticas “frías e inhumanas… una iglesia homofóbica que sólo sabe cómo odiar a otros, sólo porque no son heterosexuales, una iglesia que sólo sabe perseguir y destruir la vida de millones de gays que son personas espirituales”.


“He experimentado un largo periodo de discernimiento y lucha interna para caer entender que no soporto más este odio y exclusión. Si la salvación que ofrece esta iglesia no respeta la naturaleza de la gente homosexual, me rehuso a tal salvación. Me rehuso en nombre de Dios, que nos creó y nos ama como somos”, afirma.


“Dios no quiere sacrificios de la naturaleza humana. Dios respeta el misterio de la naturaleza creada. La iglesia, entre tanto, odia la naturaleza humana que difiera de su proyecto de control y poder de la humanidad y su sexualidad. La iglesia sirve sólo a la parte heterosexual de la humanidad”


Charamsa le dijo al papa que para no molestar “su bendita vía de salvación heterosexual” muchos de los homosexuales eran capaces de renunciar a su iglesia.


“No se sienta mal por nosotros. Siéntase mal por ustedes mismos, hipócritas y fariseos. Pero por favor, tengan piedad. Tengan un mínimo de piedad y al menos, déjenos solos, hagan nuestra vida más humana, ya que usted, con su iglesia, ha tenido éxito haciendo la vida de los homosexuales, lesbianas, transexuales e intersexuales, solamente un infierno”


“Su iglesia debe disculparse y permenecer en silencio para siempre. Rezo por usted, sabiendo que usted es un hombre bueno, pero haré lo mejor para ayudar a la gente homosexual para que despierte y sepa que la iglesia católica es inhumana y ha llegado a un límite inaceptable de sufrimiento”, finaliza la misiva.