Muere Reo


Uno de los cinco reos heridos de bala el viernes pasado, durante un motín en la Cárcel de La Victoria, falleció ayer en el Hospital Ney Arias Lora, mientras se informó de que la situación en el recinto carcelario volvió a la normalidad.


El muerto fue identificado como Martín Pérez, quien falleció horas después de ser ingresado en el área de cuidados intensivos del recinto hospitalario, ubicado en la avenida Charles de Gaulle, en Santo Domingo Norte.


Mientras tanto, se conoció que el estado de salud de los reclusos Freddy Michel y Roberto Gómez, también heridos de bala, es estable, Otros pacientes que fueron ingresados al centro de salud con heridas de arma de fuego fueron dados de alta, según informó el médico Carlos Frica.


También se supo que todas las funciones en el recinto volvieron a la normalidad, luego de la tensa situación que generó el motín el pasado viernes en la noche, provocado por un grupo de presos que se amotinó allí en protesta por al traslado a una prisión de mayor seguridad de 11 de sus compañeros de celda.


El acceso de las personas que acuden al penal a visitar a su pariente presos fue restringida, igual que de los medios de comunicación, por disposición del director General de Prisiones, general Tomás Holguín La Paz.


La seguridad fue reforzada y las personas que acudían a saber de algún familiar se les informaba de que no era día de visitas y que cualquier información fuera canalizada a través de la Dirección de Prisiones.


Una señora que llegó al recinto desde el sector Alma Rosa, de Santo Domingo Este, rehusó identificarse para evitar represalia, dijo que su hijo fue uno de lo que resulto herido en el motín, y que tuvo que enviarle la comida con un custodia.


“Mi hijo fue herido, y no permiten que lo vea, vengo desde el sector de Alma Rosa, le traje comida y tuve que enviarla con un custodia, y pesar de ese tuve que darle cinco pesos para que la entregara”, narró la señora entre llanto.


Otra señora que reside en los alrededores de la cárcel y que tampoco quiso identificarse dijo que aquello era de película.


Narró que el terror se apoderó del lugar, con los disparos que provenían del recinto penitenciario y el contingente policiaco y las ambulancias que entraban y salían.