Haitianos


A unas horas de la apertura de los colegios electorales en Haití, la normalidad es la nota predominante en el país, donde 1.508 centros de votación han recibido el material para celebrar los comicios de mañana, de manos de efectivos de la Policía Nacional haitiana y de la Misión de Paz de las Naciones Unidas (Minustah).


Tras el reparto de las urnas y las papeletas para las votaciones, los responsables de cada uno de los colegios electorales y otras entidades públicas han quedado custodiados bajo llave, mientras se montaban las estructuras donde los haitianos ejercerán su derecho al voto.


Las fuerzas de seguridad, que han duplicado su presencia en las calles, patrullaron durante todo el día y, para evitar alteraciones del orden público, el Ministerio del Interior invitó a clubes nocturnos y teatros a mantener sus puertas cerradas.


Además, para garantizar la integridad del material distribuido para las votaciones de mañana, todos los centros electorales permanecen vigilados esta noche por personal de seguridad.


En el Colegio República de Guatemala de Puerto Príncipe, ocho personas se encargan de custodiar urnas y papeletas, puesto que “si los bandidos entran durante la noche, lo queman todo”, explicó a Efe el responsable de seguridad de este centro, Marc Vil.


Junto a estos vigilantes, algunos de los ciudadanos que mañana deberán ejercer como presidentes, vicepresidentes y secretarios de mesa, pernoctarán en las instalaciones para evitar cualquier circunstancia que les impida estar allí a las cinco de la mañana, y tener todo listo para recibir a los votantes a partir de las seis, hora a la que abren los colegios electorales.


Los centros de votación, sin embargo, no están preparados para acoger a estos huéspedes, que pasan la noche sin luz y sin agua, y que duermen en el suelo, o en los bancos de madera de los pupitres de las aulas.