Sin Huesos


Los huesos de Janelly nunca llegaron a desarrollarse a consecuencia de un gen defectuoso y pese a que los médicos pensaron que esta moriría, la niña comenzó a experimentar cambios en su anatomía, informó BBC Mundo.


Con esta gran noticia los doctores sorprendieron a la madre de la menor, Janet Amador, quien junto a los médicos vio “cómo los huesos crecían donde antes no había nada”.


“Habíamos oído hablar del medicamento pero estaba en una fase muy temprana de experimentación y en aquel momento casi no se sabía nada sobre el medicamento, pero tampoco había alternativa alguna para la vida de Janelly”, señalaron sus progenitores en entrevista con BBC.


El tratamiento duró seis meses y sorpresivamente el medicamento cumplió con la función de la proteína que el cuerpo de la menor no podía producir naturalmente, por lo que comenzó a desarrollar huesos.


Actualmente, Janelly tiene 9 años de edad y se mueve en silla de ruedas, aunque su estatura no corresponde a la de su edad.


Presuntamente, la mal formación genética surgió en el último trimestre del embarazo de Amador. En ese tiempo de gestación es que surge el endurecimiento de los cartílagos, que dan lugar a la formación del esqueleto, precisó la página web de noticias.


BBC Mundo explicó además que la extraña condición de Janelly es una variedad grave de hipofosfatasia, un trastorno genético hereditario y que afecta a uno de cada 100 mil bebés.


Según el portal, la mamá tardó varios meses en notar que su bebé no crecía o ganaba peso. La niña estuvo paralizada en la cama sin moverse y conectada a máquinas, incluso los médicos pensaron que la niña no cumpliría su primer año.