Joven


La comunidad dominicana del Alto Manhattan se ha manifestado indignada por la agresión física que cometiera el joven criollo Hansel Ramírez, de 24 años, contra la anciana de 96 años y compatriota suya Filomena Vargas, hace unos días en el vestíbulo del edificio número 131 de la avenida Nagle con la calle Arden, del sector de Washington Heights, vecindario poblado mayormente por personas procedentes de la República Dominicana.


Luego de las imágenes que presentó el canal hispano Telemundo 47, donde se puede observar al musculoso joven discutiendo con la anciana, cuando ésta trataba de mantener cerrada la puerta del edificio de donde vive, y luego el joven la empuja violentamente a la indefensa mujer, quien al caer al piso se le fracturó la cadera y el hombre le propinó varias galletas en la cara, según denunció su hija Agustina Columna. La señora se encuentra internada en un hospital.


La indignación no se hizo esperar entre los dominicanos que residen en el Alto Manhattan, y los comentarios por doquier (bodegas, barberías, salones de belleza, esquinas, paradas de autobuses, restaurantes y supermercados, entre otros negocios) fueron variados y de total condena.


“Ese es un hijo de …”, “Deben cantarle 40 años en solitaria”, “Deben darle una pela diaria con un alambre de púas”, “Hay que amarrarle las manos y los pies, y luego darle una buena golpiza, para que sepa cuando se está indefenso”, “Deben matarlo”, “Tienen que encerrarlo con cinco maricones que tengan viagra”, son algunas de las expresiones que se pueden escuchar.


Un escuadrón de detectives del precinto 34, integrado por los agentes Villavicencio, NG-Montalvo, Gresko, Martínez y Cumming arrestó a Ramírez dos días después del incidente, y lo instruyeron de cargos por agresión en segundo grado. Ha sido arrestado tres veces en el pasado por invasión de propiedad, informaron las autoridades.


Un tío del agresor, identificado como Humberto Ramírez, pidió disculpas a los familiares de la señora agredida y admitió que su sobrino es violento, que le ha dado golpes a su propia madre, que rompió en el pasado reciente una computadora en su apartamento y luego los vidrios del carro de su otro tío identificado como Félix, precisó.


Mientras los familiares de la anciana solicitan a las autoridades que al “gran abusador” le caiga todo el peso de la ley, “porque lacras sociales como él no pueden estar en la sociedad, haciendo daño”. Los activistas comunitarios Juan Torres Almonte, Josefina María del Orbe y Claudio José Minaya se expresaron en términos similares a los de la familia de la señora Vargas.