Gusano


Un gusano puede ser la nueva arma humana de reciclaje de residuos plásticos, según un grupo de científicos de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.


El tenebrio molitor, conocido como gusano de la harina, puede sobrevivir con una dieta a base de espuma de poliestireno, un plástico no biodegradable.


Los investigadores, pusieron 100 gusanos en una caja rellena de espuma de poliestireno y a otro centenar con su dieta habitual -que varían entren insectos, plantas y semillas-. Los gusanos comieron entre 34 y 39 miligramos de plástico al día, conviertiendo el resto en dióxido de carbono, como si fuera un alimento habitual. La mayor parte del plástico restante fue excretado por los gusanos como fragmentos biodegradados.


Además, el excremento de este animal puede servir de abono para la agricultura, debido a que su estomago contiene microorganismos capaces de biodegradar el plástico.


Nuestros resultados han abierto una nueva puerta para resolver el problema mundial de la contaminación del plástico”, explica Wei-Min Wu, líder del estudio, que ha sido publicado en la revista Environmental Science and Technology.