Discos


Un grupo extremista de exiliados cubanos en Miami, rompió discos del cantante español Julio Iglesias, quien dijo al diario El País, de España, hace pocos días que antes no iba a Cuba “porque en Miami me hubieran puesto bombas”


La organización anticastrista Vigilia Mambisa, de la extrema derecha, sacó una pequeña aplanadora en la Calle 8 para pasarla sobre discos compactos del cantante quien mostró interés por ir a la isla en el marco del restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba.


“Es un mal agradecido y es una falta de respeto con decir que la comunidad cubana le pone bombas en los jardines de la casa, es un atrevido”, afirmó Miguel Savedra, líder de Vigilia Mambisa.


“Es una ofensa a la comunidad cubana de que venga este señor con esa falta de respeto a decir que los cubanos le iban a poner una bomba si él visitaba Cuba, eso no existe, no es real”, aseveró por su parte Arturo Cobo de la Brigada 2506.


Julio Iglesias vivió un tiempo en Miami, Florida, pero después se mudó a República Dominicana. Sus hijos: Enrique, Julio José y Chabeli también han sido residentes de esta ciudad.


La música de Julio Iglesias estuvo proscrita en Cuba durante las décadas de 1970 y 1980, después de que el cantante visitara Chile cuando estaba en el poder el dictador Augusto Pinochet.


La actitud de Vigilia Mambisa parece ser directamente proporcional con la actitud de los que en Cuba siguen prohibiendo la música de Celia Cruz, Olga Guillot, Willy Chirino y otros artistas exiliados.