UASD


El consejo directivo de la Facultad de Humanidades envió a la comisión de ética de la Vicerrectoría Docente el caso de una estudiante acusada de agredir a una profesora de la escuela de psicología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), al pretender sacar una butaca del curso donde la docente impartía clase.


La profesora agredida es Gisela Romero y la estudiante es Katherine Peña Escaño, de la carrera de Comunicación Social, mención Periodismo, a quien se le acusa de querer golpear y provocar a la profesora, porque le impidió retirar el asiento.


En una carta enviada a las autoridades de la universidad, la docente cuenta que la estudiante entró al curso de manera provocativa a llevarse la butaca y que le dijo que por encima de ella iba a retirar el asiento.


“Me paro de mi asiento y le pido que me respete y se vaya, me empuja con la butaca y me tira a darme una bofetada la cual aguanto en la mano derecha que me dejo arañada y un golpe en el seno derecho”, narra la profesora en su carta.


Dijo que en ese momento entró un estudiante y grabó con su celular buscando encontrar algo en que pudiera flaquear y que la incrimine, lo cual no lo logró.


El video fue difundido a través de las redes sociales y en se puede ver cuando la estudiante Peña Escaño desafía la profesora y a estudiantes de ésta defendiéndola.


El pasado viernes 9 la estudiante remitió una carta a la profesora Romero en la que reconoce su falta de respeta a la investidura de la maestra y lamenta profundamente el incidente.


“Reconozco que mis ansias por recibir mis horas de docencia en una butaca, ya que las reparaciones de la Facultad de Humanidades me han obligado en muchas ocasiones a tomar la docencia parada o sobre piedras, me llevaron a procurar, a toda costa, una de las tantas butacas vacías del aula en que usted impartía docencia”, expresa la alumna en su carta.


Dice que su interés esencial es ser una buena estudiante y que por ese ideal procuró disputar condiciones mínimas para tomar sus clases.


“Errar es de humano, como también reconocer cuando fallamos. Pero lo más loable en el ser humano, como cristianos que somos todos, es la cualidad del perdón.


Aunque para la profesora universitaria, tanto la persona que firmó el incidente como la protagonista del hecho son cómplices, la joven estudiante ni lo confirma ni lo niega y le comunica que ha sufrido bastante por la exposición en las redes sociales de un incidente, para ella, sin mayor trascendencia.