Papa


El papa Francisco instó hoy a valorar la fidelidad a la promesa de amor entre el hombre y la mujer y devolverle su “honor social”, durante su catequesis en la audiencia general celebrada como cada miércoles en la Plaza de San Pedro.


Francisco, que dedica sus últimas catequesis a la familia con ocasión de la celebración del Sínodo de los obispos que afronta este tema, reflexionó hoy sobre la fidelidad tanto en el matrimonio como en la sociedad.


Según el pontífice argentino, sobre la fidelidad “está fundada la familia, y lleva en sí el compromiso de acoger y educar a los hijos, cuidar de los padres ancianos y de los miembros más débiles de la familia, ayudándose mutuamente a desarrollar las propias cualidades y a aceptar las limitaciones”.


Lamentó que en la actualidad, “algunos factores como la búsqueda a toda costa de la propia satisfacción, o la exaltación innegociable de la libertad, han debilitado la fidelidad a esta promesa”.


Y agregó que se está “deshonrando la fidelidad con el incumplimiento de las promesas o siendo muy indulgentes con la inobservancia de la palabra dada”.


“Es necesario restituir el honor social a la fidelidad del amor”, agregó Francisco.


Recalcó que la fidelidad es un “vínculo que se crea por el amor o la amistad” y que “es bello y nunca destruye la libertad”, pues, al contrario, agregó, “libertad y fidelidad se sostienen mutuamente tanto en las relaciones interpersonales como en las sociales”.


Francisco afirmó que la “fidelidad a las promesas es una obra maestra de humanidad”.


Y recordó cómo en el pasado “bastaba estrecharse la mano para mantener la palabra dada”.


Francisco invitó finalmente a los fieles “a rezar por los padres del Sínodo, que el Señor bendiga su trabajo, desarrollado con fidelidad creativa”.