papa


El papa Francisco advirtió hoy a través de su perfil oficial en la red social Twitter de que “la vanidad no sólo nos aleja de Dios sino que nos hace ridículos”.


El pontífice ha subrayado en diversas ocasiones el peligro que supone la soberbia o la vanidad, que incluso ha achacado al propio clero.


El perfil del papa en Twitter está traducido a un total de nueve idiomas y actualmente cuenta con más de veinticuatro millones de seguidores.


Aboga por cuidar a la empresa como un “bien de interés común”


El papa Francisco defendió la necesidad de cuidar a las empresas, “un bien de interés común” que necesita adoptar una ética que sitúe en el centro de la economía al ser humano y a la comunidad.


“La empresa es un bien de interés común. Por mucho que sea un bien de propiedad y gestión privada, por el simple hecho de perseguir objetivos de interés e importancia general, como por ejemplo el desarrollo económico, la innovación, y el empleo, debería cuidarse como un bien ‘per se’”, señaló.


Y añadió: “A este cuidado están llamadas, en primer lugar, las instituciones, pero también los empresarios, los economistas, las agencias financieras y bancarias y todos los sujetos involucrados, que deben actuar con competencia, honestidad y sentido de la responsabilidad”.


En este sentido, el pontífice defendió durante un encuentro con la Unión Cristiana de Dirigentes Empresariales (UCID) que la economía “necesita una ética para su correcto funcionamiento”.


“No una ética cualquiera, sino una ética que ponga en su centro a la persona y a la comunidad”, subrayó.


Bergoglio afirmó que “las empresas pueden convertirse en lugares de santificación” mediante “la colaboración para el interés común” entre empresarios, dirigentes y trabajadores.


También calificó de “decisiva” la atención a la calidad de la vida laboral de los trabajadores, que en su opinión constituyen “el recurso más precioso de una empresa”.


En particular destacó la necesidad de “favorecer la armonización entre trabajo y familia”.


“Pienso particularmente en las trabajadoras: el reto es cuidar al mismo tiempo tanto su derecho a un trabajo plenamente reconocido tanto a su vocación en la maternidad y en la presencia en familia”, dijo.