Centro Comercial


Dos mujeres suicidas se inmolaron en el nordeste de Nigeria y mataron al menos a otras 13 personas en una mezquita en un complejo residencial de trabajadores del estado y en otro lugar del recinto, según un testigo.


En un ataque separado, extremistas del grupo islamista Boko Haram atacaron durante la noche una base militar en una zona rural del estado de Yobe, pero fueron rechazados por soldados que mataron al menos a 100 insurgentes, indicó el ejército. Siete soldados murieron en los combates y nueve resultaron heridos en el pueblo de Goniri, dijo el coronel Sani Usman, portavoz del ejército.


Horas más tarde, en torno a las 6 de la mañana, cuando las mezquitas se llenan de fieles para la oración matinal, las atacantes suicidas se inmolaron en Damaturu, el centro comercial de Yobe.


“Una de las atacantes suicidas logró entrar en la mezquita y denotó explosivos, y vieron a la otra rondando por el complejo, y cuando le hicieron preguntas, también detonó explosivos”, dijo Ibrahim Musa, vecino de la zona.


El testigo dijo haber visto 15 cuerpos y a otras 12 personas heridas que fueron trasladadas al hospital en Damaturu, que ha sufrido docenas de ataques desde el alzamiento del grupo extremista Boko Haram hace seis años.


Los vecinos atribuyeron al grupo armado el atentado registrado a las 6 de la mañana en el Buhari Housing Estate, que al parecer lleva el nombre del presidente Muhamadu Buhari.


Los insurgentes han redoblado sus ataques desde que Buhari, que dirigió una breve dictadura militar hace 30 años, asumió el cargo en mayo con la promesa de hacer frente a la insurgencia islámica.


Boko Haram reclamó el domingo la autoría de varias explosiones que mataron al menos a 15 personas la semana pasada en Abuya, la capital federal del centro de Nigeria.


La mayoría de los ataques se producen en el nordeste y se han extendido a los países vecinos, que suelen sufrir atentados suicidas en incursiones fugaces.


Amnistía Internacional estima que 20.000 personas han muerto en la insurgencia.


La consultora de riesgo Verisk Maplecroft ha registrado 3.770 muertes de civiles este año relacionadas con el alzamiento de Boko Haram.