Detenidos


Los detenidos en la operación policial contra el terrorismo yihadista desarrollada en España y Marruecos “se dedicaban especialmente a captar mujeres” para el Estado Islámico (EI), aseguró hoy ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz.


Las fuerzas de seguridad de ambos países detuvieron en una operación conjunta en las últimas horas a diez personas vinculadas al EI en las localidades españolas de Toledo, Badalona, Xeraco y la marroquí de Casablanca.


Fernández Díaz señaló que los cuatro detenidos en España y los seis en Marruecos formaban parte de una “red muy importante dedicada a la captación, adoctrinamiento, radicalización, recluta y desplazamiento” para incorporarse al Estado Islámico (DAESH por su acrónimo en árabe).


Añadió que esta operación “pone de manifiesto el extraordinario nivel de relaciones con Marruecos”, con el que España “comparte inteligencia” y además “sincroniza operativamente actuaciones como la de hoy”.


El ministro, que realiza una visita en la ciudad sureña de Málaga, precisó que los detenidos en España son dos mujeres, ambas de nacionalidad marroquí, y dos varones, uno español de origen marroquí y otro portugués de origen marroquí y converso al islam.


De las detenciones en España, dos se han producido en la provincia de Toledo, en el centro del país, una en Xeraco, en la provincia mediterránea de Valencia y la restante en Badalona, cerca de Barcelona.


El ministro recordó que España sigue en el nivel 4 de alerta, “un nivel de riesgo elevado por la posible comisión de atentados terroristas”, por lo que todos los servicios están “especialmente activos para investigar, prevenir y proteger lugares que se consideran que pueden ser potencialmente objetivo de atentados”.


El titular de Interior español precisó además que son 156 las personas las detenidas a lo largo de estos últimos cuatro años en España en este tipo de operaciones.


Según el ministro, la operación sigue abierta, por lo que no se pueden descartar nuevas detenciones, y es dirigida por el Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.


Precisó que los detenidos “mantenían un contacto muy directo con los terroristas del Estado Islámico que combaten en Siria e Irak, y ese contacto les permitía tener una información muy fluida para organizar los viajes y desplazamientos”.


También apuntó que esta red “llevaba tiempo operando” y era seguida desde hacía tiempo por las policías de España y Marruecos, hasta que “al confirmarse suficientemente madura la explotación de la operación, se ha procedido esta madrugada a las detenciones con los oportunos mandamientos judiciales”.


Ahora se ha pasado a la fase de registro e incautación de documentación, y a continuación comenzará la fase de análisis de los documentos y la puesta a disposición judicial de los detenidos, según Fernández Díaz.


Igualmente explicó que actualmente “el proceso de captación y radicalización se produce en un 80 por ciento a través de las redes sociales y el 20 por ciento restante a través de centros de culto y prisiones, mientras que hasta hace tres o cuatro años era al revés”.