Coronel


La denuncia pública formulada por el coronel de Policía Radhamés Santos Aquino contra el general Eduardo Alberto Then, a quien acusa de perseguirlo y de gestionar su retiro forzoso de la institución, coloca al cuerpo policial en una situación embarazosa al poner a prueba nueva vez la eficacia de su reglamento de disciplina interna.


La escogencia por este coronel de un medio de comunicación para ventilar semejante situación de denuncia contra un rango superior crea un reto al instrumento disciplinario con el que la Policía, a través de sus mandos respectivos, garantiza el orden jerárquico, los principios de actuación y la disciplina de sus miembros.


Daurin Muñoz, el raso de ese cuerpo que publicó un video en las redes sociales deplorando el bajo salario que reciben sus compañeros, marcó una nota de prueba a las normas de la Policía.


El coronel Santos Aquino denunció, en una rueda de prensa, acompañado de familiares y del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Manuel María Mercedes, la alegada persecución. El general acusado es el jefe de la Dirección Regional Cibao Central de la Policía. El coronel Aquino afirma que este lo persigue porque, alegadamente, él habría hecho una fiesta cuando el general Then fue retirado de la gestión de Rafael Guillermo Guzmán Fermín, pero luego obtuvo una sentencia de ganancia de causa del Tribunal Superior Administrativo que ordenó su reintegro.


Santos Aquino sostuvo que puso en conocimiento del caso a sus superiores, pero estos no le han hecho caso, advirtiendo de que está dispuesto “a que me metan preso por hacer la denuncia pública”.“Estoy aquí porque estoy acorralado, sino, no hubiese usado estos canales para que este caso se dilucide, pero si no lo hago así me van a pensionar forzoso y la gente va a creer que soy un delincuente”. Dijo no explicarse la persecución desatada en su contra, pues afirma que tiene una hoja de servicio de 35 años en la Policía, sin ninguna mancha. Además, sostuvo que ha agotado todos los medios a su disposición para resolver ese problema con el general Alberto Then, pero señala que no le ha quedado otra alternativa que denunciarlo públicamente por ante los medios de comunicación.


“Le pido al Poder Ejecutivo que sopese mi caso porque se cometería una injusticia, y si tiene que nombrar una comisión para que me investigue, tanto por la insubordinación supuesta, que dice el general Then, como por cualquier otro hecho, pues… que lo hagan”, declaró.