Cardenal


El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez criticó la aparición de tantos escándalos y llamó a poner la casa en orden, en relación al escándalo generado por el suicidio del arquitecto David Rodríguez, el pasado viernes, en un baño de la Oficina de Ingenieros de Obras del Estado.


“Ciertamente ya van apareciendo muchos datos de escándalos. Yo creo que hace falta poner la casa en orden y para eso no hace falta más que dar unos cuantos sablazos. Si ahí las cosas no han sido bien manejadas, pues entonces, vamos a poner el orden”, manifestó López Rodríguez.


Proclamó que para él, el hecho de que haya continuamente un escándalo tras otro “y que si esto fue así o no fue así”, por lo que enfatizó que hace falta tener el control de la situación.


Significó que indiscutiblemente hay problemas y favoreció que se ventile quiénes son los responsables de esos problemas. “Hay problemas; que los hay, indiscutiblemente. Donde estén los problemas, vamos a ventilar quiénes son los responsables y sencillamente que se proceda a poner a cada uno en su sitio, nada más”, subrayó.


El Cardenal se refirió al tema a requerimiento de los periodistas al participar en el acto de cambio del Centro Tecnológico San Valero, que en lo adelante llevará el nombre Centro Tecnológico Cardenal López Rodríguez.


Sobre la supuesta duplicidad de funciones de la OISOE, dijo que aquí se oyen las maravillas del mundo “en cuanto a multiplicidad de obras y de instituciones. Aquí tenemos casi la Santísima Trinidad en pleno; hay muchas cosas que tienen que ser modificadas, pero poniendo las reglas en casa”.


López Rodríguez habló del tema un día después de que el presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano y otros obispos reclamaran una profunda investigación sobre el caso. En tal sentido, el presidente del organismo católico, monseñor Nicanor Peña, dijo que si se comprueba que hubo corrupción habría que buscar una solución apropiada para la OISOE.


De igual modo, el director de la dependencia gubernamental, Francisco Pagán, pidió al ministerio público investigar hasta las últimas consecuencias la denuncia de una presunta mafia que extorsiona a los contratistas.