Sismo


Equipos de rescatistas intentan llegar a las zonas de Pakistán y Afganistán más afectadas por el sismo que sacudió la región el lunes, mientras la cifra de víctimas mortales subía a 311 personas, dijeron funcionarios.


Según responsables afganos y paquistaníes, 237 personas fallecieron en Pakistán y 74 en Afganistán luego de un terremoto de magnitud 7.5 que tuvo su epicentro a mucha profundidad en las montañas Hindu Kush, en la provincia afgana de Badajshan, escasamente poblada y que limita con Pakistán, Tayikistán y China.


Las autoridades chinas luchaban por llegar a las zonas más afectadas cerca del epicentro, registrado 45 millas al sur de Faybazad, la capital de la provincia de Badajshan.


Más de 2,000 personas sufrieron heridas en el temblor del lunes, que también dañó cerca de 2,500 viviendas en Pakistán, según las autoridades. Wais Ahmad Barmak, ministro afgano para la gestión de desastres, dijo que otras 266 personas resultaron heridas en el país.


El gobernador de Badajshan, Shah Waliulá Adib, dijo que en total se habían visto afectados 13 distritos de la provincia, con más de 1,500 casas destruidas por completo o parcialmente.


Sólo en su provincia, la cifra de víctimas de 11 muertos y 25 heridos “habrá subido al final del día, una vez los equipos lleguen a las zonas y pueblos remotos”, dijo Adib.


Hacen falta helicópteros para llegar a las aldeas más remotas, muchas de las cuales son inaccesibles por carretera en el mejor de los casos, explicó el gobernador. Ahora, los desprendimientos y deslaves han bloqueado las pocas carreteras de la zona. Las autoridades tenían preparados alimentos y otros productos básicos, señaló, pero “llegar allí no es fácil”.


Badajshan es una de las regiones más pobres de Afganistán, pese a sus inmensas reservas minerales. Sufre terremotos frecuentes, pero las cifras de muertos suelen ser bajas por su escasa densidad de población. Menos de un millón de personas viven dispersas en sus extensiones de valles y montañas. También se producen inundaciones, ventiscas de nieve y deslaves.


En Pakistán, las autoridades trabajaban para determinar la extensión de los daños y el número de víctimas, dijo Ahmad Kamal, portavoz de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres. También la región tribal de Bayur, en la frontera con Afganistán, se vio golpeada por el sismo, con docenas de viviendas dañadas en otras zonas tribales.


El ejército utilizó el martes helicópteros para transportar suministros a las víctimas e ingenieros militares intentaban recuperar comunicaciones interrumpidas por deslaves originados por el movimiento telúrico, dijo el teniente general Asim Salim Bajwa, portavoz del ejército.