Así es la prenda de vestir que se mueve con una miradaSe trata de una pieza de ropa hecha con un tejido cubierto con fibras inteligentes que pueden expandirse y contraerse cuando alguien la mira. Vea cómo sucede.


Es una prenda que responde con movimiento a las miradas.


Se trata de una pieza de ropa hecha con un tejido cubierto con fibras inteligentes que pueden expandirse y contraerse cuando alguien la mira.


El material futurista diseñado para actuar como la piel fue hecho gracias una impresora 3D.



Usando un algoritmo de seguimiento facial, una cámara oculta detecta el sexo, edad y la
dirección a donde mira la persona que está observando la prenda.


En respuesta la ropa se mueve en linea con el punto al que está mirando el espectador.


“Caricia de una mirada”


La creación, bautizada como Caress of the Gaze (Caricia de una Mirada), es obra de Behnaz Farahi, arquitecta y diseñadora.


“La idea surgió al observar el comportamiento y las propiedades de la piel. Nuestra piel está en constante movimiento. Se expande, contrae y cambia su forma en función a diversos estímulos externos e internos, incluyendo no sólo la temperatura y la humedad, sino también sentimientos como el miedo, la emoción y la ira”, explicó Farahi a BBC Mundo.


“La idea era crear una piel artificial inspirada en la naturaleza con una funcionalidad mejorada, que podría convertirse en una extensión de nuestra piel real, al mismo tiempo que proporciona nuevas formas de interacción entre nuestro cuerpo y el medio ambiente circundante”, añadió


“El reto, por lo tanto, era ver cmo nuestra ropa podría comportarse como una piel artificial capaz de cambiar su forma y operando como interfaz con el mundo definiendo cuestiones sociales como la intimidad, el sexo e incluso identidades personales”.


¿Futuro de la moda?


Esta no es la primera prenda que combina moda con tecnología


Durante la Semana de Moda de Nueva York en la que se presentó la colección de primavera 2014, la diseñadora china Yin Gao, mostró su proyecto denominado “Incertitudes”, el cual fue construido alrededor de la idea de la incertidumbre.


Los dos atuendos presentados se activaban con la voz del espectador y tenían pequeños hilos metálicos que se movían gracias a un sensor de sonido.


Farahi espera que este tipo de prendas pueda verse dentro de poco en las tiendas.


“Uno de los objetivos de este proyecto fue el de representar un posible futuro para nuestra moda. Aunque el enfoque sigue siendo especulativo, se abre la posibilidad de un enfoque radicalmente nuevo a la ropa interactiva”, dijo Farahi


Para la arquitecto y diseñadora “el futuro de la moda reside en su promesa de ser dinámica e interactiva. La moda en este sentido, se convierte en una interfaz entre nuestro cuerpo y el ambiente circundante. En este sentido, la moda puede facilitar nuevas formas de comunicación y mejorar las experiencias”.


“Lejos de ser la fuente de alienación y de todos los posibles escenarios cínicos, como a algunas personas les gusta pensar todavía, estas tecnologías realmente pueden ayudarnos a entender y formar parte del mundo que nos rodea”, añadió.


Anteriormente Farahi diseñó casco que se mueve e ilumina con la actividad del cerebro.