cachicha5


La prohibición que impuso el gobierno haitiano a los productos dominicanos tiene un matiz político y no de seguridad para la salud de la población.


El pasado 15 de septiembre, el Ministerio de Economía y Finanzas de Haití anunció la veda vía terrestre a 23 tipos de productos dominicanos, tanto alimenticios como de construcción.


Sin embargo, una publicación de ayer del Haití Sentinel, en inglés, dio a conocer detalles de un memo interno del partido gobernante haitiano que sugiere la prohibición de los 23 productos a cambio de financiamiento a la campaña política.


El memo salió de la oficina estratégica del candidato presidencial, Jovenel Moises, del Partido Tèt Kale Haitiano, y está dirigido al líder del partido y al presidente Michel Martelly.


El texto del 14 de septiembre sugiere que la decisión de la administración Martelly, de prohibir vía terrestre la importación de 23 productos, fue a pedido de organizaciones empresariales haitianas a cambio de 1.7 millones de dólares en financiamiento de campaña.


Dos días después de la decisión, el ministro de Comercio, Wilson Laleau, anunció la veda que entra en efecto el primero de octubre.


La prohibición incluye harina de trigo, cemento gris, aceite comestible, jabón de baño o espuma, detergente en polvo, espuma para embalaje, agua potable, pintura y productos para carrocería de vehículos, mantequilla de cocinar y manteca.


Igualmente, hierros para construcción, pastas alimenticias, tubos de PVC, jugo en polvo, bebidas gaseosas, cerveza, botanas o snack (doritos), maíz molido, colchón, equipos pesados para la construcción (incluso para alquiler), utensilios para el hogar (plásticos) y galletas.


Economistas creen que la medida causará aumento de 40 por ciento en los productos básicos y que sólo si Haití puede producirlos, se beneficiaría la economía.