Panama


La Corte Suprema de Justicia de Panamá (CSJ) admitió ayer dos nuevas causas penales que supuestamente vinculan al expresidente panameño Ricardo Martinelli (2009-2014) con actos de corrupción, con lo que ascienden a seis los pleitos contra el exgobernante, informó una fuente judicial.


Una de los dos causas admitidas por el Supremo de Panamá en contra de Martinelli está relacionada a un expediente administrativo que le fue remitido por la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) sobre un fraude millonario a la casa de valores Financial Pacífic (FP), en el cual se menciona al exmandatario.


La segunda tiene que ver con una investigación que realiza el Ministerio Público (MP) por el supuesto pago de coimas generadas a partir del cobro de impuestos morosos por la empresa privada Cobranzas del Istmo S.A. (CISA), contratada por el Gobierno de Martinelli, en la que también es mencionado el exgobernante.


La CSJ informó en una declaración de que “se admitieron dos causas contra un diputado del Parlamento Centroamericano” (Parlacen), Martinelli, quien está fuera del país.


El pleno de magistrados admitió la investigación por FP tras revisar hoy el fallo elaborado tiempo atrás por el magistrado ponente del caso, Hernán De León, que recomendaba no acoger la causa, según versiones de la prensa local.


Estas mismas versiones de prensa apuntan a que Martinelli estaría vinculado a FP mediante una cuenta bancaria con la que presuntamente hizo transacciones ilegales con base en el conocimiento de información privilegiada.


Por su parte, el Canal local de televisión TVN publica hoy que en la misiva presentada en la CSJ la Superintendencia de Valores detalla que las irregularidades incurridas en esa cuenta de inversión y otras tres más advierten de que Martinelli hizo una “transferencia a terceros el 1 de febrero de 2010, por un monto de $50.000”, a favor de la firma de abogados Cane Clark LLP.


Esta firma de abogados, según la investigación de la Superintendencia citada por TVN, “se encuentra relacionada en una demanda de la Comisión de Valores de Estados Unidos” (SEC, por sus siglas en inglés), “en una investigación adelantada por el Buró Federal de Investigaciones” (FBI, por sus siglas en inglés).


La CSJ señaló que se admitió este expediente enviado por la Superintendencia “para que se realicen las investigaciones pertinentes y se determine si se ha incurrido en la posible comisión de un delito tipificado por el Código Penal”, que serían delitos financieros o de blanqueo de capitales, según medios locales.


La segunda causa admitida hoy contra Martinelli está relacionada al sumario seguido al exdirector nacional de Ingresos Luis Cucalón, actualmente detenido, y el empresario Cristóbal Salerno, en arresto domiciliario y propietario de Cobranzas del Istmo (CISA), por la presunta comisión del delito contra la administración pública, indicó el Supremo.


Las copias de este sumario le fueron remitidas a la Corte por la Fiscalía Cuarta Anticorrupción, porque se menciona al exmandatario en el caso.


Salerno, que en junio pasado devolvió al Estado 20,69 millones de dólares que recibió CISA de forma “irregular” en el tiempo que prestó el servicio de cobrar impuestos morosos, dijo además que daba a Martinelli cada “dos o tres meses” “maletas” con entre 400.000 y 600.000 dólares.


El expresidente señaló en su momento, en su cuenta en Twitter, que esto era “totalmente falso”.


Martinelli tiene otras cuatro causas abiertas, dos de ellas ya en investigación por supuestas irregularidades en la compra de comida deshidratada para escuelas públicas a través del estatal Programa de Ayuda Nacional y por escuchas ilegales.


La tercera causa abierta contra Martinelli fue por más de 350 indultos aprobados al final de su mandato, pero esta no ha entrado todavía en fase de investigación, y la cuarta por la compra de arroz con supuestos sobrecostes a través de un ente gubernamental.


Martinelli, que salió de Panamá el 28 de enero pasado y está en Miami (EE.UU), y ha señalado que no ha cometido ningún delito y que es víctima de una persecución política por su antiguo aliado y actual presidente, Juan Carlos Varela.