RD


El Gobierno dominicano llamó ayer a consultas a su embajador acreditado en el vecino país de Haití, Rubén Silié.La llamada a consultas que implica hacer regresar al embajador acreditado ante otro Estado en el lenguaje diplomático es una enérgica forma de protesta.


Esta vez, el Gobierno así ha reaccionado al anuncio de Haití de prohibir la entrada por vía terrestre de 23 productos dominicanos, aparentemente para tener mejor control de calidad y garantizar la seguridad de su población.


A través de una nota de prensa, la Cancillería dominicana dio la noticia de llamado a consulta y señaló que de ser ejecutada dicha restricción, que aún no ha sido oficialmente notificada por el Gobierno, implicará violaciones a los compromisos binacionales asumidos entre ambas naciones, como el caso del Memorando de Entendimiento sobre las Relaciones Comerciales suscrito entre ambos Estados el 10 de julio de 2014.


La Cancillería menciona que este acuerdo, en su artículo 12 establece que “las partes notificarán cualquier norma e instrumento legal relativo al comercio antes de su puesta en práctica y en un tiempo oportuno a los Ministerios a cargo de la Industria y el Comercio”, procedimiento que no ha sido agotado por el Gobierno haitiano.


Esa medida, señala Cancillería, también representa violaciones a los compromisos internacionales asumidos por ambos países ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) referentes, entre otros puntos, al trato de nación más favorecida, libertad de tránsito y eliminación de restricciones cuantitativas.


“Dicha acción implica una limitación al comercio vía terrestre entre ambos países, resultando la misma discriminatoria para República Dominicana, por ser el único país que hace frontera con la República de Haití, por tanto seríamos el único país de la OMC, al cual le estaría afectando dicha prohibición”, dice la Cancillería.


El Gobierno también asegura que de ser materializada la decisión anunciada por el Ministerio de Economía y Finanzas, el Gobierno haitiano estará dificultando aún más las posibilidades de reactivar el diálogo y la cooperación entre ambos países que hasta el momento se mantienen en un limbo.