DSC02000En el Cerro Veladero, San Juan, en la República de Argentina, se encendieron las alarmas el pasado domingo 13 de septiembre, con la ruptura de un caño transportador de cianuro, donde la Barrick Gold desarrolla uno de sus proyectos mineros extractivos a cielo abierto, informan al Estado Dominicano el Observatorio Minero Comunitario en la Provincia Sánchez Ramírez, del cual forma parte la entidad cristiana Paz Dominicana.


“El gobierno de Argentina al igual que el dominicano, han apostado al emprendimiento minero extractivo a cielo abierto utilizando toneladas de cianuro, y ahora Barrick está enfrentando una emergencia en su proyecto en Veladero de San Juan, Argentina, por la ruptura de una tubería que transporta cianuro.


Viendo este nuevo desastre ecológico de este tipo de minerías a cielo abierto que maneja Barrick Gold en nuestro hemisferio, reflexionamos en nuestra situación, cuando miles de familias tenemos en nuestras narices unas operaciones mineras que solo en este país se permite, gracias a la corrupción de nuestros líderes políticos y empresariales”. Expresó el portavoz de Paz Dominicana y el Observatorio Minero Comunitario en Sánchez Ramírez, Rafael Guillen Beltré.


“Le decimos al Gobierno del Presidente Danilo Medina Sánchez que se mire en el espejo del desastre ecológico que ahora padece la Ciudad de San Juan en Argentina con este derramamiento de cianuro, contaminando los ríos cercanos y todas las fuentes de agua potable de la zona.


Cuando las autoridades dominicanas saben perfectamente que la presa de cola del Yagal la minera no tomo en cuenta que en esta zona de Sánchez Ramírez estamos sometidos a constantes lluvias en diferentes épocas, y que las fallas estructurales de origen de esta presa la hace propensa a la ocurrencia de un desastre a gran escala que mataría miles de seres humanos viviendo en sus alrededores, algo descabellado”. Acotó Guillen Beltré.


“Aun no entendemos la tozudez de las autoridades en reconocer la inviabilidad de este tipo de emprendimiento minero en una media isla, localizado en una zona de elevada biodiversidad y con miles de familias viviendo en las narices de estas infernales operaciones ¿Tendrá que ocurrirnos un siniestro para que reflexionen, cuando ya no exista nada que hacer?