policia La persecución en contra de los familiares de Carolina Altagracia Cruz Peguero, de 42 años, quien fue violada el pasado 19 de este mes en la comunidad Hatillo Palma, de Montecristi, por tres presuntos nacionales haitianos, continúa.


Hablar del tema aún le afecta, pero saca fuerzas para expresarse. El hecho ocurrió la madrugada del miércoles, cuando dormía sola en su cama y tres hombres penetraron su vivienda, la golpearon, amenazaron y abusaron sexualmente de ella.


También la despojaron de dinero y de su celular. La empleada municipal presume que los abusadores eran haitianos por la forma de ellos expresarse.


Su dolor e indignación son dobles, ya que denuncia que en vez de recibir el apoyo de las autoridades de la zona frente a la terrible situación que vivió, su familia está siendo asediada por militares, quienes los culpan de la muerte de un haitiano, episodio que sucedió aparentemente la noche siguiente a lo de Carolina.


Buscan apoyo
Ayer la mujer se veía frágil y se sentía desprotegida. Su familia la acompañó a la oficina del Defensor del Pueblo, adonde acudió para pedir la asistencia de la defensora, Zoila Martínez, para que la pusiera en contacto con agentes de la Policía Nacional, con el fin de que su caso sea estudiado, se persiga a los delincuentes y que sean apresados.


El titular de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim), Ney Aldrin Bautista, se reunió a puertas cerradas con la afectada y aseguró que le darán seguimiento al caso.


Carolina narró que la madrugada de ese miércoles, luego de que sus agresores se marcharan, su hermano la llevó al destacamento de la comunidad, donde no recibió el servicio porque el policía que estaba acostado no le gustaba que lo molestaran. Alega que en ningún momento la Policía de esa localidad ha apresado a algún haitiano para investigar su caso. “Yo pensaba que a quien iban asistir era a mí, y a quienes iban a perseguir era a ellos, para ver si los que me violaron pagaban por eso. El que no ha pasado por esto quizás no sabe como yo me siento”.


Fuente: Listin Diario