Manejo


El infectólogo y pediatra Jesús Feris Iglesias consideró que fue manejado de forma irregular el caso de los 28 obreros que resultaron afectados de histoplasmosis, de los cuales tres murieron, mientras realizaban labores de limpieza en el túnel de la presa de Tavera en Santiago de los Caballeros.


Feris Iglesias, director del departamento de infectología del hospital Robert Reid Cabral, dijo que dentro de esas anomalías se encuentran el hecho de empleados formales que no estaban inscrito en el sistema de Seguridad Social tal y como lo establece la ley.


Agregó que se violentaron procedimientos elementales como es el que para enviar a una persona a realizar trabajos en túneles y cuevas debe estar equipados desde los pies hasta la cabeza.


Durante una entrevista en el programa D´AGENDA, el infectólogo explicó que para esa labor el obrero debe estar provisto de un casco protector, escafandra para proteger las conjuntivas oculares y una mascarilla para la boca.


Sostuvo que también el trabajador debe estar protegido de un uniforme para proteger la piel, botas especiales para cuidar los pies, lo mismo que guantes para que se lo coloquen en las manos.


“Fíjate como ha habido varias anomalías, he escuchado que inicialmente no estaban en clínicas y que luego fueron trasladados a un hospital, porque son gente que hay que tenerla en aislamiento respiratorio porque posiblemente el contagio fue a través de la vía respiratoria y tenerla en un centro determinado para darle el tratamiento correspondiente”, dijo el doctor Feris Iglesias, quien entendió que se perdió tiempo en el tratamiento a los obreros infectados en el túnel de la presa de Tavera.


“Estamos hablando de tres tipo de violaciones, violatorio de la seguridad social, violatorio de lo que se llama el equipamiento laboral y violatorio de estas personas que se ha perdido tiempo en la casa”, acotó.


Dijo que inmediatamente se produjo el hecho a esos obreros debieron ser ingresados en centros especializados en Santiago de los Caballeros o en la ciudad capital.


Lamentó que en el caso de los fallecidos había un joven de poco más de 20 años de edad, que al igual que los demás obreros afectados se encontraban en plena capacidad laboral.


Los trabajadores se infectaron a causa del hongo histoplasma capsulatum, que provoca la enfermedad, asociado a la presencia de murciélagos en los túneles.


Los fallecidos fueron Tomás Fernández Ramos, de 36 años de edad, José Ignacio Díaz Gómez (Yorkys), de 22 años, y Brígido Acosta, de 34. Del grupo habían aún 10 internos Algunos permanecían bajo cuidado médico, de acuerdo al director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Olgo Fernández.