Hungria


El Parlamento de Hungría aprobó hoy un paquete de leyes que prevén, entre otras medidas, penas de hasta cinco años de cárcel por el cruce ilegal de sus fronteras, con el objetivo declarado de “aliviar la presión migratoria” que registra desde hace meses.


Cruzar las fronteras ilegalmente puede suponer tres años de cárcel, incrementados a cinco si la persona está armada o daña la valla alambrada que Hungría acaba de completar en su frontera con Serbia.


En lo que va de año, más de 160.000 personas, en su mayoría refugiados de guerras como la siria o la afgana, han entrado en Hungría a través de la frontera serbia, la mayoría con la intención de seguir ruta hacia Austria y Alemania.


El líder del grupo parlamentario del partido gobernante Fidesz, Antal Rogán, explicó después de la votación que las nuevas leyes entrarán en vigor el 15 de septiembre.


“El Gobierno húngaro contará así con la posibilidad de declarar situación de crisis”, destacó Rogán, agregando que a partir de esa fecha el cruce ilegal de la frontera será un delito, según recoge la agencia MTI.


Conforme a las leyes aprobadas con los votos del partido gobernante Fidesz y el de extrema derecha Jobbik, se creó una nueva categoría en el código penal, la del cruce ilegal de la frontera.


Por otra parte, se endurecen también las penas por el tráfico ilícito de personas, que en casos extremos, como por ejemplo por organizarlo o dirigirlo, ascenderán hasta los 20 años de cárcel.


Además, las nuevas leyes prevén la creación de una franja de 60 metros desde la frontera llamada “zona de tránsito”, que solo estará abierta hacia Serbia y donde se realizará el registro de los refugiados o inmigrantes.


Otra nueva categoría legal será la de la “situación de crisis por inmigración masiva”, que el Gobierno podrá declarar por un período de un máximo de 6 meses.


En ese período se podrán construir instalaciones “de seguridad nacional”, en terrenos estatales o de los ayuntamientos locales.


Otro paquete legislativo que abriría la posibilidad de movilizar al Ejército en la defensa de las fronteras será votado en el Parlamento la próxima semana.


La oposición izquierdista, que votó en contra, y también numerosas organizaciones humanitarias han tachado las leyes de “autoritarias” y “anticonstitucionales”.