Fenatrado


El secretario general de la Federación Nacional de Transportistas Dominicanos (Fenatrado) en Dajabón, Geovanny Escoto, consideró este jueves como un chantaje del gobierno haitiano la medida que prohíbe la entrada a su país, por vía terrestre, de 23 productos de origen dominicano.


Escoto dijo que la medina pone en evidencia que Haití “ha declarado un bloqueo total a los productos dominicanos”.


“Ellos dicen que los productos dominicanos tienen que llegar a su país por aire y mar, pero yo entiendo que el Estado dominicano no debe enviar nada a Haití, por ninguna vía, para que tengan que importarlos de otros países”, declaró.


A la vez, señaló, que cuando Haití se vea obligado a comprar productos de otros países, el costo se triplicaría, lo que provocaría un estadillo social en la vecina nación.


“Aquí debemos unirnos todos, los transportistas, los comerciantes, los industriales y ponernos todos en una posición y sellar todo en la frontera”, observó.


Escoto planteó al gobierno dominicano que rompa las relaciones comerciales con Haití, para que se determine cuál de los dos países será el más perjudicado.


Los comerciantes dominicanos se reunieron en Dajabón y analizaron la medida del gobierno haitiano.


Freddy Morillo, vicepresidente de la Federación de Comerciantes del Mercado Binacional, dijo que la medida no se justifica y estimó que es tiempo de que las autoridades dominicanas comiencen a pensar en otros mercados.


La República Dominicana llamó ayer a consultas a su embajador en Haití, Rubén Silié, un día después de que las autoridades haitianas prohibieran la entrada a su país de más de 20 productos desde territorio dominicano.


El Ministerio de Relaciones Exteriores dominicano dijo en un comunicado, que la decisión es en respuesta al anuncio del martes del Ministerio de Economía y Finanzas haitiano de establecer la prohibición a la importación vía terrestre de 23 productos dominicanos a partir del primero de octubre venidero.


La Cancillería, además, afirmó que no descarta la ejecución de “otras medidas diplomáticas”, como forma de rechazar la prohibición anunciada por Haití.


En el documento, el Gobierno dominicano aseguró que la disposición haitiana violenta acuerdos bilaterales alcanzados entre ambos países fronterizos, como el firmado el 10 de julio de 2014.