cachicha32


Uno es un mono en peligro de extinción con una sonrisa cursi. El otro es un fotógrafo de la vida salvaje que se alejó de su cámara.


Los dos son el centro de un juicio federal presentado por PETA, el cual quiere que el macaco con cresta gane los derechos de autor de una selfie que él tomó con la cámara desatendida del fotógrafo.


Pero primero revisemos cómo un mono indonesio se convirtió en el centro de un caso en una corte de Estados Unidos, así que… recapitulemos:


El fotógrafo David J. Slater estaba tomando fotografías de macacos crestados en Indonesia cuando dejó temporalmente su cámara en su trípode.


Por supuesto, los simios curiosos tomaron la cámara y se divirtieron con su nuevo juguete –oprimieron el botón y tomaron selfies comiquísimas, incluyendo la que ahora es famosa y que han apodado como “la selfie del mono” tomada por un macaco llamado Naturo.


Pero ahora PETA –Personas por el Trato Ético de los Animales– está demandando en nombre de Naturo, afirmando que él es el autor de sus selfies.


“Aun cuando el reclamo de derechos de autor por especies distintas al homo sapiens puede ser nuevo, ‘la autoría’; bajo el acta de derechos de autor, 17 U.S.C. § 101 et seq., es lo suficientemente amplia para permitir que la protección de la ley se extienda a cualquier trabajo original, incluyendo aquellos creados por Naturo”, dice la demanda que PETA presentó en una corte federal de California.


Slater se refirió a la demanda legal como ‘ridícula’.


“Obviamente estoy desconcertado por el estratagema de PETA, pero también enojado y además triste”, escribió Slater en Facebook, agregando que él ha trabajado con PETA en el pasado.


“Esto hace que las organizaciones benéficas a favor de los animales se vean mal, lo que me entristece, desviándose de los animales y enfocándose en estratagemas como este”.