UASD Santo Domingo- No habrá gestión alguna que saque a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) de su crisis si ésta no cuenta con más dinero. Lo dicen los dos últimos rectores de la academia, que la conocen, y quienes también coinciden en que al presidente Danilo Medina se le ha olvidado la educación superior pública.


Mateo Aquino Febrillet (2011-2014) y Franklin García Fermín (2008-2011) critican duramente a Medina y ambos le reprochan que él supuestamente ha priorizado a las academias privadas, cuando la UASD agrupa prácticamente a la mitad de la matrícula universitaria nacional.


“El Gobierno de Danilo Medina le ha dado la espalda a la UASD y el frente a las universidades privadas. Y gran parte de su equipo privilegian la educación privada antes que la educación pública a nivel superior”, dice Aquino Febrillet.


“Lo ha demostrado con Intec (Instituto Tecnológico de Santo Domingo)…. Le ha facilitado beneficios que no le ha dado a la institución que le corresponde por obligación, que es la educación pública universitaria que la representa mayoritariamente la UASD”, sustenta García Fermín.


Aquino Febrillet recuerda que cada año, en cada período de gestión, son recurrentes los mismos problemas en la Primada de América. “Independientemente de cualquier falla interna que se pueda presentar, casi a todos los rectores se les acusa de la falta de gestión, cuando lo que hay es un problema de fondo y es que no hay una política de Estado hacia la educación superior y hacia la UASD en particular”.


El académico también le reprocha a Medina no haber cumplido con su promesa del Pacto por la Educación en la que, según él, el Gobierno asumiría un incremento creciente de financiamiento de la educación superior pública. Franklin García Fermín mantiene una teoría similar a su sucesor cuando explica que no importa ni quién dirija la UASD ni en qué momento, pues no habrá milagros sin capital: “La causa estructural de la crisis por la que atraviesa la UASD, que es una crisis general de educación superior, no se solucionará si no se dota a la UASD de un presupuesto razonable”.


El exrector Aquino Febrillet fue contactado por elCaribe para tratar la crisis universitaria. Dice que desde el 2000 al 2012 se invirtieron en obras físicas más de RD$16 mil millones y de esa cantidad, su gestión recibió RD$9mil millones para edificar el comedor universitario y las torres administrativa y de parqueos. “Todas esas obras se recibieron sin un centavo adicional, por lo tanto se caen por falta de mantenimiento”, dice. Una inversión garantizada “Si la UASD no es dotada de un presupuesto justo no es posible que esa institución cumpla los roles que demanda la sociedad de hoy”, sostiene García Fermín.


También recalca que no necesariamente se debe cumplir con el 5% del Presupuesto Nacional que establece la Ley 5778 de Autonomía de la UASD, sino que esa inversión responda a una política nacional, en consonancia con una decisión interna de la UASD, que identificará en cuáles proyectos se invertirá ese dinero.


Hay que sentarse a ver cuánto implica para la UASD actualizar su plataforma tecnológica, mejorar las condiciones de las aulas, habilitar laboratorios, mantener las infraestructuras, opina Aquino Febrillet. “Hay que hacer un presupuesto nacional posible para el Gobierno, pero también posible para que una universidad pública marche, porque los hijos de los pobres tienen el mismo derecho que los hijos de ricos de estudiar en condiciones dignas”, sentencia Aquino.


Presupuesto La UASD recibe por parte del Estado RD$6 mil 517 millones, cifra que se ha mantenido similar en los últimos años. Matrícula La academia tiene aproximadamente 175 mil matriculados, prácticamente la mitad de los estudiantes universitarios del país. Fuente: Noticiasmias.com