medicosEn estos tiempos de redes sociales y de selfies, la gente quiere estar sacando fotos y figureando a veces en casos, ocasiones y situaciones inapropiadas.


Como ya hemos dicho, se ha perdido el respeto, y hasta en los funerables la gente, incluyendo familiares del difunto, se retratan frente al féretro soriendo y haciendo la “V” de la victoria, como si se tratara de un acto recreativo y social.


Y si eso es en los velatorios, ¿qué no hacen en otros eventos en que se supone se debería mantener “compostura”?. Tal es el caso de los médicos de los hospitales, bebiendo cerveza en su lugar de trabajo, con mascarilla y sus uniformes para cirugía, como se puede ver en esta foto que circula en las redes sociales, y de lo cual se hace eco el periódico El Caribe y varias páginas digitales.


¡Les han caído encima a los doctores por esta ligereza!
Son médicos de servicio en el hospital Padre Fantino de Montecristi, bajando “frías” en la sala de emergencia.


Imaginense, en un pueblo tan lejano, con “esta calor”. Donde de seguro hay poco que ver y hacer…Pero, “made in Dominican Republic”, no lo olviden.


Dice un chusco que a lo mejor con un paciente “anestesiado” mientras ellos se “anestesian” con sus cervezuanas.


Pero, nosotros, como rosca izquierda, vamos a salir en defensa de los médicos, porque tampoco es que una cerveza sea una cosa del otro mundo, como para estigmatizarlos. Si a algunos de los que critican los mandan a trabajar para Montecristi, de seguro que ¡se beben hasta el morro!.


Eso forma parte de la cultura del dominicano., y aunque los médicos deben cuidarse de eso, para no caer en las malas lenguas, tampoco hay que crucificarlos, como están pidiendo algunos, de que los boten por eso.


Muchos hipócritas haciéndose los pendejos, pero si no se vendiera cerveza y romo, la economía se cae, aparte de que este país se prendería por los cuatros costados.


Dicen que la bebida incita a la violencia, pero nosotros decimos que aquí el dominicano no es más violento porque se “anestesia” y disipa, con tantos problemas, ladrones, y desingualdades sociales, en un país que genera riquezas, que se queda en poder de unos cuantos.


¡Ruéguenlo a Dios que el dominicano siga bebiendo, aburridos de la vida, porque de lo contrario verían si el gas pela!.


Por lo menos los médicos han sido sinceros, y no como otros que en situaciones de más responsabilidad, si no es bebiendo no trabajan, incluyendo presidentes, funcionarios del gobierno, altos militares, y los curas que beben vino en misa.


Las mejores comedias del Show del Mediodía cuando Cuquín, Boruga, Freddy, Roberto, Luisito, se hacían bebiendo cajas de cerveza y otros licores, en los camerinos de Color Visión.
¡Ay Enhorabuena con Yaqui!.¡El camerino exclusivo del Campeón de la Televisión y los “etiqueta negra”. ¡Y salían tremendos programas!…


¿Además, como operaban a los vaqueros en el pasado para sacarle las balas?.
¡Con un ciuchillo caliente y un trago de whisky para anestesiarlos!.
Y hasta el que le sacaba la bala tenía que beberse su trago para tener buen tino, y no desmayarse con la sangre y los gritos del paciente.


¡No ombe no, no es para tanto!. Perdonen nuestra permisividad ante “delitos menores”, en una nación de “fachadas” con problemas mayores.


Un país donde hasta a los gallos hay que rociarlos con ron para se espabilen y ganen las peleas.
¡Y por supuesto, el que los rocía, también se bebe su trago!
No se lo echa todo al gallo…
¿Y es fácil?
¡Ay ñeñe!