Dominicano EEUU


El dominicano Ramón Madera de 35 años de edad y miembro de la filial 580 del Sindicato de Trabajadores del Acero (Ornamental Ironworkes Union), es uno de los latinos que contribuye a la construcción de las nuevas torres del World Trade Center (Centro Mundial del Comercio), que se levantan después del ataque terrorista del 11 de septiembre del 2001.


Madera, quien laboró algunos meses en la torre uno, sigue trabajando desde hace un año en la torre tres, instalando ventanas en las oficinas.


“Pasamos los días midiendo, cortando el hierro y soldando piezas, suspendidos en el aire”, explicó Madera sobre el duro trabajo que realiza en las nuevas estructuras, calificadas unas de las más altas y seguras del mundo.


“Siempre estamos confiando nuestras vidas al arnés y a los compañeros de trabajo”, agregó Madera.


“Aquí, en este trabajo, no hay cabida para los errores. A esa altura, todo puede ser peligroso y catastrófico”, dijo el trabajador dominicano.


Madera, quien antes trabajaba como agente de seguridad en el aeropuerto La Guardia, en el 2001, señala que los obreros de la Zona Cero, tienen una historia que contar de alguna manera, sobre el 9-11.


“Después de 14 años de ese ataque, aquí levantamos los nuevos cimientos del futuro y los latinos somos protagonistas”, expresó el obrero.


Recordó que trabajadores de la construcción, trabajaron en labores de limpieza después del 9-11, y muchos han muerto de cáncer y enfermedades cardio respiratorias.


En las filiales de los sindicatos, los casos que llevaban puestos, son exhibidos en honor a sus memorias.


Más de 26. 000 trabajadores han trabajado en las nuevas torres y el proyecto tiene 16 acres a un costo de $11.000 millones de dólares, presupuesto hasta el 2008.


Aunque la limpieza del cráter dejado por el colapso de las antiguas torres, terminó oficialmente en el 2002, la construcción de la nueva edificación comenzó en el 2006.


Las torres actuales tiene una altura de 1.776 pies y su diseño original fue modificado por seguridad.