Detenido


Edgardo Oviedo, de 66 años, fue detenido el pasado viernes en Argentina por mantener encerrado en una jaula durante seis años a uno de sus hijos, autista y adicto a la gasolina, y a su mujer, enferma mental.


La Policía argentina acudió a la vivienda, en la ciudad costera de Mar del Plata, tras recibir el aviso de otros dos hijos del detenido. Allí encontró a la mujer y el hijo dentro de una jaula situada en una pequeña habitación cerrada con llave.


«Cuando recibimos la denuncia no lo podíamos creer. El relato del hermano de la víctima parecía salido de un cuento», afirmarón los agentes que describieron el lugar como «la casa del terror», según medios argentinos.


Su nuera relató que el hijo retenido en la vivienda tiene 32 años, es autista y adicto a la gasolina. Era el propio padre quien le obligaba a tomarse el combustible para que se durmiera. El padre asegura que lo mantenía encerrado para que no se escapara. Una versión que las autoridades argentinas no terminan de creer, ya que encontraron bolsas con excrementos humanos y platos con comida para perros.


La madre, una mujer de 61 años también enferma mental, era muy conocida entre los vecinos. La nuera cuenta que también se escapaba. El detenido la obligaba a dormir por las noches en la jaula junto a su hijo.


Los familiares han señalado que no denunciaron antes por miedo al detenido, que fue dirigente sindical durante la dictadura militar del país. «Una vez vino a nuestra casa con un hacha en la mano porque le pedimos que bañara a su esposa y su hijo discapacitado», dijo la nuera a los investigadores, según relata el diario Ámbito.