Alcaldesa


Brasil- Lidiane Leite tenía 20 años cuando se puso de novia con Beto Rocha, un político de larga trayectoria en las barriadas populares de Bom Jardim. En 2012, se quería presentar como candidato a la alcaldía del municipio de 25.000 habitantes, pero las denuncias de corrupción en su contra eran demasiado pesadas.


Entonces, se le ocurrió que Leite, que entonces tenía 22 años y ninguna experiencia política, podía postularse en su lugar. Ella accedió y ganó las elecciones.


La primera decisión que tomó fue nombrarlo como su asesor principal. Mientras él gobernaba, ella se sacaba selfies en todos los lugares y situaciones posibles, como una estrella.


Al tiempo hicieron algo insólito. Se fueron a vivir a una mansión en la ciudad de São Luís, capital del estado de Maranhão, ubicada a275 kilómetros de Bom Jardim.


Durante más de un año gobernaron a distancia. ¿Cómo? Según cuenta la prensa brasileña, comunicaban sus decisiones a través de WhatsApp.


Semejante desquicio no podía durar mucho. Su inexplicable crecimiento patrimonial, agravado por su ostensible irresponsabilidad, atrajo la atención de la policía.


Los investigadores no tardaron en descubrir que había desviado millones de reales destinados a planes educativos. Cuando reunieron las pruebas, la acusaron formalmente.


Para ese momento, Leite ya había desaparecido, alertada de que estaban siguiéndola de cerca. Ya van casi dos semanas sin que se sepa nada de ella.


Fuente: Noticiasmias.com