Biologos


Las playas de República Dominicana y los balnearios de México se han visto paulatinamente afectados por una invasión de algas cuya situación podría alcanzar niveles críticos en estas regiones del mundo dependientes del turismo.


Las algas pardas de los géneros Sargassum y Turbinaria son las más comunes en la costa del Caribe y el golfo de México. Estas llegan a las costas durante los meses de abril a julio en forma de arribazones, impulsadas por las corrientes marinas y los vientos.


Las autoridades de varios países afectados han estado desembolsando fondos de emergencia para limpiar las playas y despejar las algas que en algunos casos han llegado a formar acumulaciones de hasta 3 metros.


La información la ofreció el biólogo William Gutiérrez al dictar la conferencia “Orígenes, control y usos potenciales del alga parda Sargassum spp”, en el Jardín Botánico Nacional. El experto en ciencias ambientales fue presentado por el director general de esta institución, Ricardo García.


Gutiérrez indicó que los cúmulos de algas conocidas como sargazos se han venido depositando en las costas del Caribe desde tiempo inmemorial.


Refirió que en el año 2011 se hicieron más potente en diferentes lugares del Caribe, donde, aunque la presencia del sargazo era normal, no ocurría en tan considerables volúmenes.


Precisó que las playas de las costas del Caribe se han visto seriamente afectadas por el problema de las arribazones masivas del alga Sargassum ssp.


En República Dominicana las más afectadas han sido las playas del Este, Juan Dolio, Bayahibe, Romana, Uvero Alto, Bávaro, Punta Cana, calificadas como las más importantes desde el punto de vista turístico.


“Sin embargo, los sargazos pueden tener importancia económica ya que de ellos se extraen alginatos de calidad aceptable que podrían ser usados en diferentes industrias como la textil, la agricultura, la biotecnología, la medicina entre otras. Por esta razón es interesante compilar y analizar la información científica actualizada, acerca de las potencialidades de las algas marinas como fuentes naturales de compuestos antioxidantes”, puntualizó.


Agregó “en la medicina por ejemplo se ha señalado que estos desempeñan un papel muy importante en la patogénesis de varias enfermedades, como los procesos neurodegenerativos, el cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus y daño hepático e incluso en procesos naturales como plantea”.


Añadió que la mayoría de las algas aprovechadas en alimentación animal son usadas en forma de harina, como complemento dietético. Estas constituyen un impacto negativo para el turismo, pero pueden tener uso económico importante. Existe pues la necesidad de investigar no solo los orígenes, la composición y el impacto de estas algas si no también la búsqueda de soluciones para su control, remoción y disposición.


El objetivo del trabajo fue compilar y analizar información científica actualizada o otras sobre el origen de los arribazones de las algas así como las potencialidades de las mismas para medicina, agricultura y como compuestos antioxidantes.