Tribunal


El Tribunal Colegiado de esta provincia condenó un hombre a 30 años de prisión al ser encontrado culpable de violar una joven de 18 años, mientras robaba en su vivienda.


La condena fue impuesta por petición del Ministerio Público, a Kelvin Manuel Ciriaco, alias “Wandel”, quien fue hallado culpable de agredir sexualmente a la joven, cuyo nombre se omite, quien al momento del hecho se encontraba junto a su madre y otra hermana menor de edad.


La fiscalía de esta ciudad, que dirige la magistrada Alba Núñez Pichardo, demostró que el imputado incurrió en la violación de varios artículos de la Ley 24-97 sobre violencia de Género e Intrafamiliar, que sancionan todo acto de penetración sexual, cometido contra una persona mediante violencia, constreñimiento, amenaza o sorpresa.


De igual manera, Ciriaco fue acusado de violar el Código para la Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes (Ley 136-03), y el Código Penal Dominicano, que sancionan los delitos cometidos contra los menores de edad y el robo agravado.


En el expediente, instrumentado por la Unidad de Atención Integral a la Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales, bajo la dirección de la magistrada Luisa Marmolejos, indica que el condenado penetró por una ventana a la residencia de las víctimas y a punta de cuchillo las amarró y procedió a incendiar un pantalón, con el cual las amenazó con quemarlas si no les decían dónde estaba el dinero y la pistola que había en dicho lugar.


El imputado además de abusar sexualmente de la joven, se llevó la suma de 4 mil pesos y un motor que se encontraba estacionado en dicha residencia. El Ministerio Público estuvo representado en la sala de audiencia por el fiscal Kelmi Duncan.


Las juezas del primer tribunal colegiado de esta jurisdicción, integrado por Rosa Francia Liriano, Irina Ventura Castillo y Venecia Rojas Cruz, impusieron la pena a Ciriaco, la cual deberá ser cumplida en el Centro de Corrección y Rehabilitación San Felipe.