pintura La Fiscalía de Santo Domingo obtuvo la primera condena en el país por contaminación atmosférica y la segunda por contaminación sónica, luego de que el Primer Tribunal Colegiado sentenciara a tres años de prisión a los dueños de un taller de desabolladura y pintura a cielo abierto que operaba en la vía pública.


Juan Bautista Fernández Volquéz y Doganis Fernández Núñez, además de los tres años de prisión suspensiva, fueron condenados al pago del equivalente a 100 salarios mínimos a favor del Estado dominicano, 600 mil pesos de indemnización a favor de los querellantes y al cierre definitivo del taller “Papá de la fibra”.


El ministerio público inició la investigación tras recibir la denuncia remitida por el Ayuntamiento de Santo Domingo Este, donde varias personas se quejaban por el olor a pintura, el ruido y la contaminación que emitía el taller que operaba frente a sus residencias. La fiscal titular de la provincia Santo Domingo, la magistrada Olga Diná Llaverías, explicó que esta sentencia sienta un precedente en el país en torno a los casos judiciales de contaminación atmosférica.


“Esta condena es un mensaje para las personas que con alguna acción estén contaminando o generando daño al medio ambiente, que sepan que enfrentarán la justicia y pagarán por cualquier delito ecológico”, dijo Diná Llaverías.


Fuente: Listin Diario