Haiti


La empresa puertorriqueña Caribbean Biotechnologies (CBT) fue autorizada por el Gobierno de Haití para realizar ensayos clínicos de un dispositivo de diagnóstico instantáneo de tuberculosis en ese país, que tiene la tasa más alta de incidencia de esa enfermedad en América.


La compañía informó a través de un comunicado difundido hoy del desarrolló de un dispositivo que permite la identificación instantánea de enfermedades de transmisión aérea, como la tuberculosis, que ahora se probará en Haití.


“Nuestra tecnología utiliza un revolucionario método óptico para diagnostico instantáneo de enfermedades de transmisión aérea, lo que representa un enorme avance sobre los métodos existentes donde la identificación de las enfermedades toma mucho tiempo”, señaló el presidente de CBT, Jorge González.


La tecnología desarrollada por CBT es capaz de detectar instantáneamente bacterias en ambientes abiertos o en pacientes con enfermedades infecciosas que podrían transmitirse en el ambiente, como la tuberculosis, apunta el comunicado.


Según la Organización Mundial de la Salud, la tuberculosis se mantiene como una de las enfermedades de mayor riesgo global y afecta a más de 10 millones de pacientes por año, de los que mueren cerca de 2 millones.


Según la empresa puertorriqueña, su tecnología permite el diagnóstico en varios segundos y de una forma no “invasiva”.


La tecnología de CBT se basa en métodos ópticos para el muestreo de partículas diminutas en el sistema respiratorio de los pacientes que presentan síntomas de las enfermedades.


El método principal es conocido como fluorescencia múltiple, el cual produce una señal única para cada bacteria en los pacientes.


Los estudios clínicos se llevarán a cabo en alianza con el Hospital Internacional del Niño en la capital de Haití, Puerto Príncipe, a finales de este año en pacientes que presenten síntomas de tuberculosis.


Se escogió Haití por que tiene la tasa más alta de incidencia de tuberculosis de América.


La tecnología de CBT se desarrolló con financiación del Banco de Desarrollo Económico para Puerto Rico (BDE), del Fideicomiso de Ciencias, Tecnología e Investigación y de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos.