PN


El principal partido de oposición, en la práctica, el Revolucionario Moderno (PRM), trabaja seriamente en una estrategia para tomar el tema de la delincuencia e inseguridad ciudadana como estandarte de su campaña contra el gobierno y el presidente Danilo Medina, considerando lo alarmante de la criminalidad y la alta preocupación de todo el país al respecto.


Es de dominio público que el desenfreno y el desbordamiento que registra en estos momentos la delincuencia, mantiene al país en una especie de paranoia colectiva.


Sectores de incidencia a lo interno del PRM consultados por El Nuevo Diario, coinciden en revelar que su partido trabaja en definir como su principal arma de campaña hacia las elecciones del 2016, atacar como nunca el tema de los crímenes, asaltos, atracos y otros delitos, los cuales han alcanzado unos niveles que espanta y horroriza a toda la sociedad.


En la mesa del PRM donde se discuten las tácticas y maniobras de campaña, sus integrantes están claros que la inseguridad ciudadana es el punto débil del gobierno del presidente Medina, con una popularidad que preocupa a los contrarios y eventualmente los mantiene con pocos “cartuchos”, al menos en este tramo de la carrera hacia las presidenciales.


Procurando encantar al electorado, para conquistar votos del conjunto de indecisos entre el universo de sufragantes, el Partido Revolucionario Moderno sabe que debe trabajar en presentar propuestas creíbles y convincentes de una colectividad que vive horrorizada y angustiada por el azote de criminales y delincuentes.


“Aun con todo y los problemas comunes que se han prolongado en el tiempo, la gente será feliz cuando le resuelvan tan solo uno, el problema de poder andar sin miedo y sin riesgos por las calles del país”, dijo un dirigente importante del PRM en una conversación informal con este redactor.


El ataque que prepara el PRM, entidad desprendimiento del Partido Revolucionario Dominicano (aliado en esta coyuntura al PLD) hará que de manera ineludible, el gobierno y el presidente Medina reestructuren y relancen los planes gubernamentales para contrarrestar con eficacia y resultados tangibles la violencia y criminalidad en las calles.


Un indicio o señal de la embestida que preparan los perremeistas con el tema de la inseguridad ciudadana, la dio este pasado fin de semana su candidato, Luis Abinader, emplazó al presidente Danilo Medina a actuar ya frente a la situación de desbordamiento de la delincuencia.


“Presidente Medina, ¿cuántas muertes como Franchesca Lugo serán necesarias para enfrentar la delincuencia en República Dominicana”, escribió Abinader desde su cuenta de twitter.


Apenas este martes el expresidente Hipólito Mejía habló en exclusiva para un canal de televisión sobre lo que consideró graves problemas de corrupción en las más altas instancias de la Policía Nacional, donde dijo operan grupos de sicariato auspiciados por generales de esa institución.


Mejía anunció que oportunamente dirigirá una alocución al país para tratar sobre la inseguridad ciudadana y otros temas de la agenda nacional.


El miedo colectivo de andar por las calles y la inseguridad hasta en los propios hogares es tema líder en los medios de comunicación, y en ese orden los editoriales de periódicos y comentarios de los panelistas es permanente.


En lo que algunos sectores han interpretado como “impotencia” contra el avance galopante e implacable de la delincuencia, el presidente Medina imploró ayuda a Dios para poder contrarrestar esta plaga.