Avion-France Cuatro ciudadanos franceses acusados de narcotráfico en República Dominicana, incluidos dos pilotos y un asistente de vuelo, insistieron el miércoles en su inocencia al presentar ante un tribunal las conclusiones de sus defensas.


Pascal Jean Fauret y Bruno Odos “están siendo procesados por el simple hecho de cumplir su rol” como pilotos, aseguró ante el tribunal María Elena Gratereaux, del equipo de defensa de ambos.


“Si el Ministerio Público quería condenarlos por cumplir su rol, felicidades, pues lo ha hecho muy bien”, comentó la abogada al recordar que sus clientes estuvieron más de un año en prisión preventiva y aún tienen prohibido salir de República Dominicana.


Aseguró que durante el prolongado juicio la fiscalía “no aportó ningún elemento de prueba, sino sólo que eran los pilotos” del avión donde fue hallado un cargamento de droga.


Fauret, de 55 años, y Odos, de 56, fueron arrestados junto al asistente de vuelo Alain Castany y el pasajero Nicolas Pisapia la madrugada del 20 en marzo del 2013 cuando se disponían a despegar del aeropuerto de Punta Cana, 200 kilómetros al este de Santo Domingo, en un avión Falcon alquilado rumbo a Saint Tropez, Francia.


En la cabina principal y en el compartimento de equipaje los agentes antinarcóticos hallaron 26 maletas, presuntamente propiedad de Pisapia, con un cargamento de cerca de 700 kilogramos de cocaína. Los abogados de los cuatro franceses consideraron por separado que el allanamiento fue ilegal debido a que, al tratarse de un vuelo fletado comercial, los agentes antinarcóticos necesitaban la autorización de un juez.


La defensa de Pisapia había asegurado en las audiencias previas que las maletas no eran propiedad de su cliente, quien arribó a la terminal aérea sólo con una bolsa de mano. Andy de León, abogado de Pisapia, pidió el miércoles la absolución de éste bajo el argumento de que en las fotos y videos tomados por los agentes antinarcóticos durante el allanamiento del avión las maletas estaban cerradas sin que se pudiese verificar que había droga en su interior.


En el caso del asistente de vuelo Alain Castany, su abogada Luz Díaz aseguró que la fiscalía no presentó ninguna prueba contundente que lo vincule con la droga.


“La participación de Castany en el vuelo chárter no lo hace ser un narcotraficante”, consideró. Además de los franceses, los agentes antidrogas detuvieron en el operativo del 2013 a más de 40 militares y personal de seguridad y aduanas de la terminal aérea, de los cuales sólo nueve están acusados, mientras la mayoría fueron liberados sin cargos.


Anthony Santana, uno de los agentes que permanece entre los acusados, aseguró en una audiencia previa que presuntamente Fauret y Odos subieron algunas de las maletas al avión y que de una de ellas se salió accidentalmente la droga y los pilotos la volvieron a meter.


Fabián Melo, otro de los abogados de Fauret y Odos, pidió al tribunal desestimar el testimonio de Santana al considerar que pudo haber mentido como parte de una posible negociación con la fiscalía para obtener una condena menor.


El fiscal Milciades Guzmán, a cargo del caso, solicitó al tribunal 20 años de prisión para los cuatro franceses y un dominicano, así como penas menores para los otros implicados locales. Para Santana, la fiscalía pidió una pena de cinco años con posible suspensión condicional.


Rolando Rosado, ex director de la agencia local antidrogas y quien fue el primer testigo presentado por la fiscalía, había explicado en junio que los cuatro franceses y varios dominicanos formaban una red dedicada al trasiego de estupefacientes.


El tribunal, compuesto por tres juezas, aún no tiene prevista una fecha para la conclusión del juicio y la lectura de la sentencia.


Fuente: Listin Diario