Ferguson


Un día de vigilias pacíficas para conmemorar el primer aniversario de la muerte de Michael Brown terminó de forma violenta la noche del domingo, cuando se registraron al menos dos tiroteos.


Uno de los incidentes se produjo cuando policías fueron objeto de un intenso tiroteo, dijo el portavoz de la Policía del Condado de St. Louis, Shawn McGuire.


No hay agentes heridos, dijo el departamento.


Algunos de los disparos sonaron cuando los reporteros estaban hablando con el jefe de policía interino de Ferguson, Andre Anderson.


Además, varios objetos fueron lanzados contra la policía y algunos negocios resultaron dañados, dijo el Departamento de Policía de St. Louis. Había vehículos con agujeros de bala.


Las autoridades dijeron que estaban tratando de restablecer el orden. La policía, con cascos y escudos, empujaban a las multitudes hacia atrás y llamó a las unidades tácticas.


Lo ocurrido este domingo se ha convertido en un tema polarizante en Ferguson y EE.UU. en su conjunto.


El asesinato de Brown por el oficial Darren Wilson provocó indignación y protestas en todo el país contra lo que algunos describen como los prejuicios raciales por la policía.


Brown era un adolescente negro desarmado; el oficial era blanco.


Durante la noche del sábado, un adolescente fue arrestado y acusado de dos cargos de uso ilegal de un arma y de resistirse al arresto, dijo la Policía del Condado de St. Louis en un comunicado. La víctima, de 22 años, fue trasladada al hospital con heridas pero su vida no corría peligro.


Pero durante todo el día del domingo, vigilias pacíficas marcaron el aniversario de la muerte de Brown. Los asistentes observaron cuatro minutos y medio de silencio –lo equivalente al tiempo que el cuerpo de Brown yació en la calle después de que le dispararon-.


A medida que avanzó el día, el estado de ánimo cambió.


La policía y los manifestantes chocaron en un tenso enfrentamiento en West Florissant Avenue, donde Brown fue tiroteado.