Haiti


Las elecciones legislativas que se desarrollarán el próximo domingo en Haití, y las presidenciales fijadas para octubre, constituyen una oportunidad para que ese pueblo pueda restablecer el equilibrio institucional y consolidar su democracia.


“Son la oportunidad de que Haití instale por tercera vez consecutiva a un presidente elegido democráticamente al final de dos periodos, para que tenga la estabilidad institucional, la seguridad y el desarrollo socioeconómico que necesita”, expresó esta semana la representante especial de secretario general de las Naciones Unidas (ONU) en Haití, Sandra Honoré.


En su mensaje, difundido a través de la cuenta de youtube de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidad en Haití (Minustah), Honoré llamó a los ciudadanos haitianos a ejercer su derecho al voto, y a los actores en el proceso, a realizar unas organizaciones transparentes e inclusivas.


Al respecto, el ex cónsul de Haití en República Dominicana y secretario general de la Fundación Zile, Edwin Paraison, refiere las dudas de algunos sectores de que el proceso culmine bien. “Hay denuncias del uso de los medios del Estado a favor de candidatos del oficialismo”, comenta. A eso se agrega el tiempo esperado en posposiciones para la realización de las elecciones, que en más de una ocasión generaron protestas en el vecino país.


Pero como Honoré, Paraison entiende que, después de cinco años sin renovar el personal político, el proceso electoral será crucial para el funcionamiento normal del Estado y el equilibrio entre los poderes ejecutivo y legislativo del vecino país.


“En su mayoría, nuevos representantes del pueblo tendrán la responsabilidad de dar otro impulso a nuestro débil sistema democrático. Se espera que aporten los cambios necesarios en la administración pública, con un énfasis particular en la lucha contra la corrupción arropante; también en materia de justicia social de forma general”.


Paraison menciona las esperanzas de algunos sectores de su país que apuestan a una con transición política que permita una reforma constitucional.


El próximo domingo, 5.8 millones de haitianos podrán votar en Haití para elegir a sus autoridades municipales y congresuales. Para el torneo electoral se han organizado 1,508 centros de votación, y se dispone de 14,600 agentes de seguridad, conforme publicó el Ministerio de Comunicaciones de Haití.


Los ciudadanos haitianos elegirán de una lista de 232 candidatos a 20 senadores, y a 118 diputados del total de 1,621 inscritos como aspirantes a esa posición, según el registro del Consejo Electoral Provisional (CEP) de Haití.


El Ministerio de Economía y Finanzas informó el pasado 27 de julio que se han desembolsado más de 1 millones de gourdes para el montaje de las elecciones, y en su mensaje, la representante de la ONU manifestó la disposición de que los agentes de la Minustah acompañen a la policía haitiana, en caso de que sea necesario, para mantener el orden durante el escrutinio.


Tras la primera vuelta que se desarrollará este domingo, los ciudadanos haitianos están convocados para acudir a las urnas nueva vez el 25 de noviembre, cuando además de la segunda vuelta legislativa, elegirán a su nuevo presidente y a candidatos municipales y asambleístas, que suman un total de 1,140 cargos. A la presidencia aspiran 55 personas, entre ellas, cuatro mujeres.


La segunda vuelta presidencial está pautada para realizarse el 27 de diciembre próximo.