INDRHI


Los efectos de la sequía que por más de dos años afecta al país, son tan severos que el principal rio del país, el Yaque del Norte, cuenta en la actualidad con tres metros cúbicos por segundo de agua, cuando su caudal llega hasta los 37 metros cúbicos por segundo.


La información la suministró el director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), Olgo Fernández, quien dijo que eso implica que dicha cuenca hidrográfica cuenta con un déficit de 34 metros cúbicos por segundo de agua.


“El Yaque es un rio que se podría decir que en estos momentos está deprimido, porque apenas está aportando tres metro cúbico por segundo, cuando su caudal en condiciones lluviosa aporta 37 metros cúbicos, esa es la realidad, y con eso es que debemos manejarnos en la actualidad”, explicó el ingeniero Olgo Fernández.


Igual dijo que ha sucedido con la presa de Sabana Yegua que tiene más de nueve meses manejándose en estado de fatiga, lo que implica que está operando por debajo de su nivel mínimo, es decir trabajando en condiciones críticas.


Fernández dijo que ese embalse tiene una situación de tal magnitud que el gobierno del presidente Danilo Medina invirtió 96 millones de dólares para su rehabilitación, y tiene cerca de dos años pendiente de inauguración lo cual no se ha hecho porque no hay agua para llevar a cabo dicho acto.


Dijo que en igual situación se encuentran Sabaneta, el complejo Tavera-López Angostura, Valdesia, Jagüey, Aguacate, las Barías y el contraembalse de Monción.


Impacto de la sequía en agricultura


Advirtió que como consecuencia de los efectos de la severa sequía que afecta al país, la producción nacional de arroz será impactada negativamente.


En tal virtud, Olgo Fernández llamó a los productores de ese cereal a tomar en cuenta la situación hídrica del país para planificar su cosecha, ya que en la actualidad los únicos distritos de riego que están funcionando normalmente son Bajo Yuna y Yuna Camú.


Fernández definió la actual sequía como una de las más severas que ha padecido el país por mucho tiempo, a tal punto que ya la misma se prolonga por más de 30 meses.


Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA que cada domingo se difunde por Telesistema Canal 11, el funcionario reconoció la situación difícil por la que está atravesando los arroceros debido a que no hay suficiente agua para su producción, y por tanto lo que se impone es ser racional en la siembra.


Agregó que lo prudente es no sembrar arroz donde no haya agua disponible garantizada para que no pierdan su cosecha, y por ende no puedan cumplir con sus obligaciones financieras en que incurren para su producción.


“Esto va afectar grandemente porque ese es un renglón que moviliza la economía del campo, intensivo en el uso de agua, y por eso es que no se le puede permitir la siembra masiva en determinada zona porque no tenemos agua en las presas”, explicó el director del INDRHI.


Sostuvo que precisamente las presas son las que alimentan esos sistemas de riesgo como son: Horacio Vásquez, Fernando Valerio que es un canal de 12 metros cúbicos por segundo, igual que los canales Jicomé, Ulises Francisco Espaillat y el Monsieur Bogart, todos los cuales dependen del embalse de Tavera, y por lo tanto no se le puede brindar la cantidad de agua que necesitan los arroceros porque no hay esa disponibilidad.


“Los únicos sistemas de riego que tenemos que están estables son Bajo Yuna y Yuna Camú, y eso se debe a que cuando hay muchas lluvias los productores de arroz tienen pérdidas por inundación, y por ende ahora que hay escasas lluvias los arroceros de esas zonas están bien”, apostilló Fernández.


Sin embargo aclaró que la población no debe albergar temores con el abasto del producto ya que en la pasada siembra hubo una cosecha record, y por lo tanto hay suficiente arroz almacenado para suplir la demanda de la población.


Precisó que otro aspecto a destacar son las buenas relaciones que tienen el INDRHI con la Comisión Nacional Arrocera, con la cual, por intermedio del Ministerio de Agricultura, se coordina y planifica todo lo inherente a la siembra del cereal.


INDRH informa trabajos de Monte Grande están paralizados


El director del Indrhi, ingeniero Olgo Fernández admitió que en los actuales momentos los trabajos de construcción de la presa de Monte grande están paralizados.


Sin embargo el funcionario descartó que la detención de la obra tenga que ver con las investigaciones que por alegados actos de corrupción se llevan a cabo en Brasil a la empresa constructora Andrade Gutiérrez.


“En estos momentos ellos están parados por falta de recursos, están esperando completar una documentación para el banco desembolsarle una partida considerable de dinero del préstamo de 249 millones de dólares, que es el dinero para construir la presa y construir los canales”, aclaró el ingeniero Fernández.


Dijo que todo lo que se ha hecho en esos trabajos ha sido con aportes del gobierno, comenzando con los 96 millones de dólares que se invirtieron en la reparación de Sabana Yegua, y lo que se ha hecho en el campamento de Monte Grande, y en la cuenca baja del Yaque, ha sido con una inversión oficial de cerca de 204 millones de dólares.


Olgo Fernández espera que la empresa Andrade Gutierrez pueda completar su documentación para recibir el dinero del préstamo y que los trabajos se reinicien a más tardar en el mes de septiembre.


RD necesita invertir seis mil millones de dólares en 20 años para garantizar agua en próximos 50 años


El director del Indrhi advirtió que si el país quiere garantizar el suministro de agua para los próximos 50 años, debe invertir de aquí al 2035 seis mil millones de dólares, para construir nueve grandes presas y 53 pequeñas presas.


Dijo que en el caso de las grandes presas conllevarían el componente de agua para el consumo humano con la construcción de acueductos, el componente de riego para la producción agrícola y pecuaria y por supuesto las hidroeléctricas.


Dijo que esa inversión la pueden ejecutar los gobiernos de los próximos cuatro periodos, a razón de mil 500 millones de dólares en cada gestión, lo cual asegura el máximo aprovechamiento de las aguas en la República Dominicana.


“Entonces lo que planteamos es que cada gobierno en su periodo de cuatro años construya dos grandes presas y 12 pequeñas presas, y con ello garantizamos la reserva hídrica para los próximos 20 años, que es lo que el país tiene que planificar”, explicó Olgo Fernández.


El funcionario lamentó que en los actuales momentos en la República se esté perdiendo el 70 por ciento de las aguas superficiales, y la situación es de tal magnitud que si llega una vaguada que produzca muchas lluvias, estas no se pueden aprovechar porque la mayoría se va para el mar, porque no hay donde almacenarla.


Llamó a todos los sectores del país a empoderarse de ese plan, y sobre todo a los medios de comunicación que concienticen sobre la necesidad de ejecutar esas obras para los próximos 20 años, con lo cual se garantiza el agua que necesitarán las futuras generaciones.