domesticas Con frecuencia podemos observar la presencia de empleadas domésticas -o las conocidas ‘nanas’- en lugares públicos como supermercados, restaurantes, pizerías, plazas, parques, etcétera, acompañando a sus patronas a realizar compras o asumiendo el cuidado de los niños.


Distinguimos a estas empleadas por el uso de un uniforme específico que las hace ver distintas al resto de las personas. Muchas instituciones sugieren el uso de uniformes por múltiples razones.


Entre ellas el control de un estilo y la imagen corporativa que desean proyectar. Los colegios también presentan el uniforme como un modo de manejar la disciplina y distinguir al alumno a través de un código de vestimenta que promueve la igualdad.


Sin embargo, el uso de uniformes está destinado a las instituciones donde el individuo realiza su labor y fuera de dicho espacio, este tiene la libertad u opción de elegir qué tipo de ropa usará. En el caso de las empleadas domésticas, el uso de uniformes en lugares públicos podría de algún modo afectar su autoestima, al percibir la discriminación de parte de sus patrones que le imponen su uso.


En la mayoría de las ocaciones se les impone vestir uniformes en lugares públicos como si fueran un símbolo de estatus. Tanto así que parece que se sintieran orgullosas de hacerse servir en público por sus empleadas uniformadas, muchas veces asumiendo un rol de superioriodad ante el público.


Es importante aclarar que la discriminación es la acción de distinguir o hacer una distinción de las condiciones que pueda tener una persona con respecto a otra, y por medio de esta distinción violar los derechos de igualdad en el entorno de una vida social. Esto simplemente por tener una mejor posición económica, a veces un color diferente de piel, y otros aspectos que surgen en el entorno de una sociedad.


Ante acciones discriminatorias las personas suelen sentir que se afecta su autoestima, y como seres humanos podrían experimentar como consecuencia odio y resentimiento. La discriminación en esta area data desde los tiempos de la esclavitud, y desde el punto de vista histórico, es lo que ha hecho que hayan surgido grandes luchadores que han logrado incluso, conseguir la libertad de naciones. En fin, esa práctica es discriminatoria.


Fuente: Listin Diario