Tormenta


El paso de la tormenta tropical Érika por República Dominicano, que se alejó por el suroeste rumbo a Cuba y Miami, dejó un saldo provisional de 7.347 personas evacuadas, daños causados a 823 viviendas e incomunicadas tres comunidades, informaron las autoridades de socorro.


En particular, el fenómeno atmosférico causó graves daños al sistema eléctrico nacional, al grado de que prácticamente en todo el país se origino este vienes un apagón general.


El fenómeno, que impactó de manera directa la zona suroeste, ha causado lluvias en todo el territorio nacional, aunque en algunos lugares con mayor intensidad que otros. La caída de árboles y redes eléctricas fue notoria.


Los oleajes en las costas del país, particularmente en el litoral sureste, eran inusuales y alcanzaron hasta 12 pies de altura.


El director del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), general Juan Manuel Méndez, afirmó que tras el paso de Erika se espera que las lluvias continúen durante este sábado, aunque con menor intensidad.


Dijo que las precipitaciones lluviosas se dejaron sentir con mayor fuerza en las zonas suroeste, oeste, noroeste y el centro del país. El COE mantenía aún anoche el alerta roja (máxima) para las 32 provincias del país.


El director de la Defensa Civil, general Rafael de Luna Pichirilo, dijo que hasta anoche no se habían reportado inundaciones de consideración, aunque no descartó que en horas de la madrugada estas se produzcan ante el aumento del caudal de los ríos. Reportes de corresponsalía informaron de aumentos caudales en los ríos Soco, Yuna y Nizao, en San Pedro, la provincia Duarte y en Peravia y Ocoa.


Socorristas de la Defensa Civil tuvieron una mayor actividad en las provincias de Samaná y María Trinidad Sánchez (noreste), El Seibo (este), San Cristóbal, Peravia y Azua (sur).