familiares


K.S. Narendran, cuya esposa era pasajera del vuelo 370 de Malaysia Airlines, quizás esté más confundido que nunca.


El hombre vio al primer ministro de Malasia Najib Razak anunciar este miércoles que los restos encontrados en días pasados en la isla francesa de La Reunión pertenecían al avión desaparecido en 2014.


Pero Narendran escuchó a un funcionario francés que le restó importancia al hallazgo. Hay “varias presunciones muy fuertes” de que los escombros pertenecen al Boeing 777, dijo el delegado del fiscal de París Serge Mackowiak, añadiendo que se deben de realizar más pruebas para comprobarlo de manera concluyente.


“Me dejaron un poco confundido porque el primer ministro dijo que era definitivo, y el fiscal francés que era casi seguro… no lo sé… creo que estaban en un juego de palabras, y me dejaron con la duda de en qué creer”, le dijo Narendran a CNN. “Me dejaron confundido, y francamente, un poco enojado y desilusionado”.


La esposa del hombre, Chandrika Sharma, que al momento de su desaparición tenía 25 años, era una de las 239 personas a bordo del vuelo MH370 el día que se desvaneció, el 8 de marzo de 2014. Desde entonces, el hombre ha esperado por respuestas sobre lo que pasó.


“No escuché hechos. No escuché lo básico. No escuché nada, así que me deja preguntándome si quieren acelerarse a ofrecer una conclusión”, expresó Narendra.


El primer ministro habló el jueves por la mañana (hora local). Muchos de los familiares de los pasajeros del vuelo 370 estaban dormidos cuando se dio a conocer la nueva información de los escombros descubiertos.


Malaysia Airlines envió un mensaje a los integrantes de las familias poco antes del anuncio de Razak.


“La pesadumbre e incertidumbre que enfrentaron las familias durante este tiempo no pueden ser expresadas con palabras”, dijo el primer ministro. “Espero y deseo que esta confirmación, pese a ser trágica y dolorosa, al menos pueda dar cierta certeza a las familias y seres queridos de las 239 personas a bordo del vuelo MH370.


Pero, al igual que Narendran, algunos integrantes de las familias aseguraron que lo informado en las últimas horas los dejó con un dolor en el corazón y pocas respuestas.


“No creo esto, no lo creo”, dijo Xu Jinghong; su madre formaba parte de los pasajeros del vuelo 370.


Ghyslain Wattrelos iba a hablar con CNN sobre el anuncio de los escombros pero decidió no hacerlo de último minuto. Su esposa y sus dos hijos adolescentes estaban a bordo del avión.


“La embajada de Malasia en París me llamó para darme la noticia”, comentó el hombre. “No puedo hablar, perdón, no puedo hacerlo”.